En los tiempos de la denominada era Covid-19, donde las personas reforzaron o comenzaron a tener un mayor uso de los medios y plataformas digitales para realizar sus actividades habituales, también se elevó considerablemente el número de ciberdelitos y fraudes que afectan a miles de personas que realizan algún tipo de transacción en línea.

Tan sólo a octubre de este año, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), reportó 2,700 reclamaciones por posible robo de identidad y 45,000 reclamaciones por posibles fraudes bancarios.

En este sentido, Juan Carlos Jiménez Rojas, director general de la Asociación de Bancos de México (ABM), alertó a los usuarios de la banca sobre una estafa que en semanas recientes ha tomado relevancia; se trata del spoofing, un fraude en el que por medio de una llamada telefónica, los defraudadores se hacen pasar por personal de una institución financiera para obtener la información confidencial de los cuentahabientes.

¿Cómo es posible que ejecuten esa acción? En los casos de spoofing, los defraudadores utilizan un sistema que les permite suplantar el número original de donde se comunican para que éste se sustituya por el número telefónico de su institución financiera, de esta forma, cuando una persona recibe una llamada, el identificador arroja el número que tiene registrado al reverso de su tarjeta de crédito o débito, es ahí donde los delincuentes toman ventaja para hacer creer al cliente que realmente llaman del banco para solicitar la información confidencial.

“Hemos observado un incremento del número de intentos de fraude o fraudes consumados que se llevan a cabo por estos mecanismos para robarle la información a nuestros clientes”, dijo el director general de la ABM durante su participación en videoconferencia Una Llamada del Banco, puede no ser del Banco, que se desprende como parte de las acciones de la banca para orientar a sus usuarios en temas de seguridad para evitar que sean víctimas de este tipo de ilícitos.

El talón de Aquiles

De acuerdo con Jiménez Rojas, los estafadores emplean dos métodos en las llamadas telefónicas relacionadas con el spoofing que provocan en el cliente angustia o emoción, y de esta manera puedan extraer la información.

“Pueden usar la estrategia de atemorizarlos, de generar una situación de estrés extremo en donde te piden que tomes decisiones en muy poco tiempo, te dicen que hay un problema en tu cuenta, o están a punto de autorizar una importante operación (...) La otra que también funciona es que te llaman y te ofrecen un premio u oferta que caduca en poco tiempo como un viaje, la condonación de una deuda; te dicen que tienes que dar la información para que pueda acceder a esa oferta. Hay que estar muy atentos a ese tipo de llamadas para que no los engañen”, dijo.

El director general de la ABM destacó que otro elemento que también contribuye a que la información se encuentre vulnerable tiene que ver cuando las personas, de manera inconsciente, no protegen de la mejor forma sus datos, ejemplificó que cuando se realiza una compra, algunas personas olvidan lo que sucede a su alrededor y por tanto, los datos del plástico podrían exponerse.

“Hay mucha información que dejamos allá afuera, y por eso algunos delincuentes se dedican a concentrarla y de ahí sacarla”, aseveró.

¿Cómo actuar?

Si en algún momento recibe alguna llamada en la que cree que se trata de un fraude, es importante que se comunique con su banco en los canales que habitualmente utiliza.

“Si el banco le llama, tenga mucho cuidado en qué información le piden; sí es común que los bancos llamen a veces para corroborar alguna dirección, actualizar un dato, recordar un pago pendiente, pero esto es muy importante: los bancos jamás van a pedir a través de correo, de llamadas o de sms, información personal y confidencial que únicamente el cliente debe tener”, explicó Jiménez Rojas.

Recuerde que datos como el NIP de sus cuentas, las claves del token dinámico, o el código de seguridad (CVV) de sus tarjetas son elementos que únicamente debe tener el cliente.

“(...) Si reciben esta llamada, nuestra petición es que si sospechan, cuelguen e inicien el contacto con el banco a través de sus canales oficiales y, en su caso, con todas las precauciones acudir a su sucursal” comentó.

Concientizar a la población, el reto

Luego de la campaña que la ABM lanzó para orientar a los usuarios de la banca  a no dejarse sorprender por algún tipo de fraude, la asociación busca llegar a la población a través de diferentes medios de comunicación.

jose.ortiz@eleconomista.mx