A pesar de que la educación financiera es un elemento fundamental para impulsar la inclusión social, aún existen retos en temas de confianza en el sector y dinamismo en los productos, advirtieron directivos y especialistas del medio financiero en el marco del séptimo Encuentro de Educación Financiera Banamex.

La educación financiera es un elemento fundamental para impulsar la inclusión social, ya que permite que las familias conozcan y utilicen de mejor manera los productos, lo que puede mejorar su calidad de vida, como el ahorro para el retiro a largo plazo, que puede mejorar significativamente las condiciones de retiro de una persona, o un seguro para sobrellevar emergencias , dijo Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda y Crédito Público.

En este sentido, puntualizó que las reformas estructurales abrieron una oportunidad importante en materia de inclusión y educación financiera, ya que ayudaron a establecer a nivel legislativo el comité de educación financiera, y también el consejo nacional de educación financiera.

Asimismo, destacó resultados preliminares de la Encuesta Nacional de Educación Financiera 2015, entre los que sobresalen datos del ahorro formal de los adultos, que pasó de 35.5 a 44.1% del 2012 al 2015; los créditos formales, cuya proporción tuvo un alza de 19.3 a 22.1% en el mismo periodo, y los adultos con un seguro, que suman 24.8 por ciento.

Por su parte, Carlos Orta Tejeda, vicepresidente de Política Regulatoria de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, dijo que la confianza en el sistema financiero debe fortalecerse.

Es imprescindible para la gente conocer el medio financiero, en temas que van desde los seguros de depósito bancario hasta la parte digital (...) La regulación trata de ir al día con los avances de nuevos productos, para evitar fraudes y robo de información; sin embargo, ante cada avance la delincuencia ya está pensando en cómo darle la vuelta, por lo que hay que ser muy eficiente e innovar , abundó.

En este tema fue Ernesto Torres Cantú, director general de Banamex, quien dijo que a pesar de que los mexicanos son ávidos usuarios de redes sociales en dispositivos electrónicos, aún existe un rezago en el uso de la banca electrónica.

No nos da miedo poner una foto de la fiesta de anoche, pero no queremos transferir dinero o pagar por Internet, y es mucho más riesgosa la foto, ya que nos persigue de por vida , ironizó.

Sin embargo, destacó que sí ha habido un avance significativo en las transacciones electrónicas, dado que 14% de las compras realizadas con tarjeta de la entidad durante el Buen Fin fueron electrónicas, que comparado con 7% de hace dos años refleja un aumento en la confianza. Debemos trabajar en que si algo sale mal, el cliente puede tener la certeza de que las entidades van a responder .

En tanto, Luis Treviño, especialista senior del sector financiero en la Unidad de Finanzas Responsables y Acceso, dentro de la Práctica Global de Finanzas y Mercados del Banco Mundial, destacó que el tema de educación financiera es estratégico a nivel global, y el seguimiento a través de evaluaciones permite un mejor desarrollo en su implementación, así como una mejor visualización de los retos pendientes.

Asimismo, coincidió con el subsecretario de Hacienda al afirmar que la reforma financiera va en línea con la estrategia de diagnosticar a los jugadores en el tema de educación.

México es ejemplo a nivel global en innovación por las iniciativas donde se utiliza la educación para brindar conocimientos, promoviéndolos en la práctica, lo que tiene mayor impacto en el comportamiento de las personas , dijo.

Dinamismo, el otro gran reto

A pesar de que la educación financiera es fundamental para lograr una mayor inclusión, las entidades tienen el reto de simplificar sus productos para que más gente pueda usarlos para lograr sus objetivos.

Podemos ayudar a la gente a tomar mejores decisiones financieras sin forzarlos, ayudarla a alcanzar sus objetivos sin un complejo paternalista. Es como un GPS; te dan la dirección, y tú eres libre de elegir la mejor manera de llegar , dijo Richard Thaler, director del Centro de Investigación de Decisiones y experto en economía del comportamiento.

Torres Cantú, enfatizó al respecto la importancia que tiene este enfoque para que las entidades financieras puedan mejorar la interacción con sus usuarios y, en mayor medida, ayudarlos a elegir productos que respondan a sus necesidades y objetivos de corto, mediano y largo plazo.

La economía está basada en que todos tomamos decisiones racionales cuando interactuamos con los entes económicos; a estas alturas, se ha demostrado que no es así, en gran medida por el trabajo hecho por Richard Thaler , añadió.

En este sentido, Thaler dijo que el reto para los bancos está en automatizar servicios como el ahorro, por ejemplo, y así introducir a la gente paulatinamente a los servicios financieros para su beneficio, en productos que sean sencillos de entender.

Por ello, la educación es fundamental y, aunque no se niegan sus avances, éstos no son suficientes, advierte el también autor del best seller del 2008, Nudge.

Debemos optar por enseñar ideas básicas de educación financiera, y esperar a que los usuarios retengan la mayor información posible para sus necesidades (...) Podemos ‘manipularlos’ para bien o para mal (en el manejo de sus finanzas); sin embargo, depende de las organizaciones usar el poder que tienen para crear productos que ayuden a lograr objetivos, lo cual puede ser difícil porque compiten con otras instituciones con metas distintas. Hay que empujar para el bien , añadió.

Exceso de optimismo nubla nuestras decisiones financieras

A pesar de que la confianza en el manejo del dinero es fundamental dado que denota seguridad en nuestros conocimientos financieros , un exceso de ésta puede crear un sesgo que en ocasiones lleva a caer en errores financieros, advirtió Richard Thaler, ahondando en la economía del comportamiento.

Uno de los resultados que ha perdurado en varias encuestas es que 90% de las personas siente que maneja mejor su dinero que otros, lo cual está lejos de la realidad, ya que sólo la mitad está por encima de la media , dijo.

Esta tendencia, añadió, está en la población de deciles más altos, y frecuentemente sólo aceptan sus errores al ver las consecuencias, lo cual se atenúa en crisis financieras.

El exceso de confianza puede ser malo si nosotros no permitimos la posibilidad de cometer un error; es el primer paso que tenemos al tomar decisiones valiosas , dijo.

En el caso de los inversionistas, dijo que es frecuente que extrapolen el pasado y futuro, lo cual crea un círculo vicioso.

En Estados Unidos, entre el 2007 y el 2008 los inversionistas vendieron acciones de manera masiva y perdieron mucho , detalló.

[email protected]