Tener adultos que sean responsables con sus finanzas personales es una tarea que debe comenzar desde la niñez, y teniendo en cuenta varios temas cruciales como la inversión, el consumo y el uso responsable del crédito, considera la firma de servicios financieros Old Mutual México.

“Según las encuestas más recientes realizadas por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) y la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore), 50% de los profesionistas declaró que nunca les enseñaron a administrar el dinero, y que les hubiera gustado aprenderlo desde niños”, refiere la compañía en un comunicado.

En este sentido, Guillermo Seañez, director comercial de Old Mutual México, refiere que “es más común de lo que uno podría suponer que los profesionistas con educación académica ajena a los temas de administración, contabilidad o finanzas no tengan la menor idea de cómo administrar su dinero y cómo invertir su capital”.

Es importante dotar a los niños con las herramientas necesarias para que aprendan a ahorrar, fijar una meta del motivo de su ahorro, administrar e incrementar su dinero, considera la empresa, “ya que esto les facilitará contar con un hábito, el tomar mejores decisiones futuras con relación a su patrimonio cuando sean adultos”.

temAs básicos

Para incentivar una convivencia sana con el dinero, la compañía explica que temas como el consumo, la inversión y la utilización del crédito (el sobreendeudamiento es una de las problemáticas que más puede dañar su capacidad de formación patrimonial) son cruciales en la enseñanza temprana de temas de dinero.

Además, el uso óptimo de los servicios financieros y la protección de sus intereses (eligiendo correctamente las instituciones financieras a las que confiarán su dinero); son básicos en un aprendizaje para tener una planeación financiera sana.

Para poder convertir a un niño en un adulto financieramente sano, el directivo de Old Mutual recomienda lo siguiente:

1. Inculcar el hábito del ahorro.

2. Enseñarlos a organizar sus gastos semanales o mensuales.

3. Abrir una cuenta de ahorro en el banco de su preferencia.

4. Enseñarlos a gastar lo que tienen y llevar un estilo de gasto apegado a sus posibilidades.

5. Ayudarlos a plantearse metas y ahorrar para conseguirlas.

6. Animarlos a pensar cada compra o gasto que realicen.

7. Enseñarlos a utilizar con responsabilidad el crédito; a saber, cuándo sí y cuándo no recurrir al endeudamiento.

8. Desarrollar el hábito de la prevención: una emergencia, una enfermedad, un accidente, una pérdida de empleo, un robo.

La cultura financiera es esencial para que todas las personas puedan preservar y aumentar sus ahorros y construir un patrimonio, indica la firma.

La educación financiera provee estabilidad, añade, para “no batallar por llegar a fin de mes, sino para vivir como lo deseen”.