Uriel Jiménez es un ciclista que desde hace siete años ocupa la bicicleta como medio de transporte para trasladarse en la Ciudad de México; sin embargo, nunca pensó que contar con un seguro para este tipo de transporte fuera indispensable.

“Hace casi seis meses, mi esposa me comentó del programa de seguro para bicicletas y ciclistas por parte del Gobierno de la Ciudad de México llamado Rueda Seguro, y de la forma de inscribirse para tener asegurada la bicicleta en caso de algún accidente; la verdad es que por mis tareas diarias y mi trabajo lo olvidé y lo dejé pasar”.

De acuerdo con el Índice de Tráfico 2017 de la compañía TomTom, la Ciudad de México encabezó el ranking de 189 ciudades alrededor del mundo con el mayor congestionamiento vial, ante este escenario, muchas personas han optado por diferentes alternativas para evitar el uso del automóvil y hacer más rápido sus traslados, por ello la bicicleta se ha convertido en una de esas opciones además de contribuir a la reducción de la contaminación.

A decir de Igal Rubinstein, director ejecutivo del bróker 4P/MX, actualmente el robo de bicicletas se ubica entre los problemas más comunes que existen dentro de este segmento.

“En ese orden tenemos que el robo (a bicicletas) es el principal de los problemas; después van los daños personales como accidentes, y el tercer lugar lo ocupa el daño a terceros, ya sea hacia algún vehículo o peatón”.

En el caso de Uriel Jiménez, quien trató en alguna ocasión de realizar el registro en el programa Rueda Seguro, diferentes circunstancias como mantenimiento en la página web donde realiza la inscripción impidieron que pudiera continuar con el proceso sin imaginar que en algún momento necesitaría ocuparlo.

“Hace dos meses rodaba de noche a casa de un amigo por calles de la delegación Miguel Hidalgo, y a pesar de siempre llevar luces traseras y delanteras, recordé que había unos baches en la calle y no conseguía verlos, por lo que al tratar de orillarme para evitarlos, caí de lleno con la llanta trasera en uno. El golpe fue tan fuerte que la llanta se rompió y el rin se deformó, quedando inutilizables”.

Largo camino por seguir

Igal Rubinstein aseguró que aún existen retos para  el sector de seguros en este tipo de transporte.

“Existe una participación debajo de 1% del mercado dentro de este segmento (...) se tiene que trabajar para fortalecer este rubro, ya que no hay una matrícula de este tipo de transporte (bicicletas) para definir una estrategia”.

Actualmente, el costo de estos productos financieros va de 6,000 a 13,000 pesos anuales.

Por otra parte, la Encuesta Origen-Destino 2017 (EOD) de la Zona Metropolitana del Valle de México del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) arrojó que sólo 2.7% de esta población ocupa la bicicleta como medio de transporte para trasladarse a su centro de trabajo, ubicándola por debajo de otros medios como automóvil y transporte público.

Una de las estrategias que este sector ha implementado para fomentar la adquisición de un seguro para este tipo de transporte es que al momento de la compra de la bicicleta se le invite a comprar la póliza, así, asegura Rubinstein, se fomenta el consumo y prevención de estos productos.

Para el director ejecutivo de 4P/MX, es vital diseñar este tipo de productos tomando en cuenta a todo el mercado que esté interesado en el sector, además de recopilar datos estadísticos que permitan conocer las necesidades que pueda tener este mercado, ya que asegura, “a partir de ahí se generan las tarifas para diseñar el producto”.

Consideraciones

Si usted ha pensado en contratar un seguro para su bicicleta debe contemplar que algunas aseguradoras calculan el valor con el que la asegurarán por medio de dos factores: el valor de la factura de la bicicleta y su antigüedad.

Además, es importante que conozca las coberturas que puede contener el seguro que contrata. Ya sea por daños materiales durante la transportación de la bicicleta, robo de la misma, daños a terceros (responsabilidad civil), gastos médicos por accidente, así como fallecimiento accidental durante su uso.

Para el director ejecutivo de 4P/MX también es importante que el usuario conozca los factores a tomar en cuenta válida la póliza en caso de algún siniestro.

“Son elementos que se manejan como en algunos seguros tradicionales (...) en caso de robo, se requiere de una acta del Ministerio Público o, por ejemplo, en caso de los gastos médicos se requiere de un dictamen donde un médico certificado avale el diagnóstico”, señaló.

Uriel Jiménez, quien comenta que debido a su accidente su bicicleta ha quedado pendiente de reparar y cuyo costo de arreglo asciende a 3,200 pesos, aprendió del accidente.

“La lección que me queda es que debemos tomar precauciones y buscar la forma de garantizar nuestra seguridad, tanto la integridad física como la de nuestras bicicletas, pues al contar con diferentes opciones a nuestro alcance, muchos no tomamos la seriedad al tema o no le damos la importancia a este tipo de productos”, manifestó.

Por su parte, Igal Rubinstein también considera que el contar con un seguro que pueda contribuir a reparar el daño no necesita de alguna consideración, ya que se debe fomentar esta práctica como un hábito.

“Más que emitir alguna recomendación para adquirir un seguro, solamente se tiene que hacer (...) no sólo te protege a ti como usuario, también protege tus bienes, en este caso la bicicleta, así como los daños a terceros (...) Son una gran inversión”, finalizó.