Existen varias maneras de comprar un producto, el efectivo es la más recurrente; sin embargo, en algunas ocasiones y por diferentes razones no se cuenta con el monto total, para ello la compra a meses sin intereses cobra importancia; no obstante, para los expertos es de suma importancia que las personas conozcan las características de este método de pago y despejen sus dudas.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) explica que las promociones a meses sin intereses se pueden aplicarse a tarjetas de crédito bancarias y no bancarias, esta forma de pago consiste en dividir la compra entre el plazo de la promoción, dando como resultado el monto de la mensualidad que tendrá que pagar.

“El esquema a meses sin intereses permite adquirir productos y servicios con la tarjeta de crédito por el mismo precio que si lo comprara de contado, a plazos comúnmente de 6, 12 y 18 e incluso hasta 48 meses”, abundó la dependencia

Asimismo, confirmó que, si una persona no tiene clara cuál es su capacidad de pago y se excede comprando en una tienda y otra bajo este esquema, es muy probable que caiga en el sobreendeudamiento.

Actualmente en México, están en circulación más de 27 millones de tarjetas de crédito para personas físicas, las cuales, en conjunto, tienen un saldo de 343 miles de millones de pesos. De acuerdo con información del Banco de México, al primer semestre del 2017, alrededor de 19.3% del saldo del crédito corresponde a compras realizadas con promociones a meses sin intereses y otro 20.8% a promociones con intereses. El restante 59.9% los tarjetahabientes usaron su tarjeta en condiciones normales.

“Los meses sin intereses son una excelente herramienta para consumidores y comercios. Por un lado, los consumidores aprovechan mejores precios al utilizar la herramienta de su banco; mientras que los comercios pueden vender en promedio dos veces más cuando un tarjetahabiente hace su compra a través de este tipo de promociones, comparado con uno que no lo hace”, abundó Alejandro Guízar, CEO de Billpocket.

Asimismo, el directivo de la empresa dedicada a transformar dispositivos móviles en terminales punto de venta, indicó que otra de las ventajas que pueden gozar las personas es que se puede saber la cantidad exacta que debe pagar y cabe la posibilidad de adquirir artículos que no podrían liquidarse en un solo pago. Con lo anterior, el usuario puede crear un buen historial crediticio, siempre y cuando sea puntual con los pagos.

Recordó que contar con un buen historial le permitirá adquirir líneas de crédito mucho más grandes y puede servirle para que los bancos confíen en usted, que consiga mayor financiamiento y, por lo tanto, tenga la posibilidad de adquirir productos con mayor valor e inclusive costear algunos bienes raíces.

TAMBIÉN TOME EN CUENTA LAS DESVENTAJAS

Si bien esta modalidad de pago puede traer muchos beneficios para las personas, éstas también se deben considerar algunas desventajas que posee este método de pago.

“El riesgo de comprar de manera cotidiana a meses sin intereses es la carga de la deuda mensual que se genera. El consumidor debe tener cuidado de no afectar su flujo de efectivo, sus deudas totalizadas no deben exceder una tercera parte de su dinero disponible mensualmente, no importa si tienen intereses o no”, comentó Guízar.

De igual manera, si las personas no eligen correctamente el número de plazos, se puede ocasionar que el crédito se sature.

Por su parte, la Condusef recordó que dicha mensualidad se paga de manera adicional al pago mínimo que aparece en su crédito revolvente, de tal forma que el monto de las mensualidades deberá cubrirse además del pago mínimo solicitado, de lo contrario para el siguiente mes se sumará al saldo y generará intereses.

También hay ocasiones en que los establecimientos aumentan los precios de los productos e incluso le ofrecen distintos importes dependiendo si su pago lo hace de contado o a meses sin intereses, lo cual tiene un impacto directo en el costo final al momento de decidir cómo será el pago.

Los meses sin intereses son de gran ayuda si se utilizan correctamente y se tiene una buena capacidad de pago, reconocen los especialistas. Antes de cualquier compra, es importante considerar los gastos, ingresos y ahorro.