En las grandes películas hollywoodenses se muestra que para invertir en las casas de Bolsa se requiere ser un gran empresario dueño de una gran compañía o que es algo muy complicado donde se mueven cantidades enormes de dinero, amén que se usa una terminología complicada.

Muchos tienen la creencia de que para hacerlo se requiere de un capital enorme o que es algo tan ajeno a ellos que no pueden incursionar en el mercado de valores, pero esto no necesariamente es así, ya que se puede invertir en Bolsa con poco dinero y según el objetivo del futuro inversionista.

Para acercar a las personas al mundo de las acciones y del mercado bursátil, la Escuela Bolsa Mexicana de Valores imparte el curso Básicos para invertir en Bolsa, el cual busca enseñar al alumno cómo invertir de la manera más idónea dependiendo de su capital, su edad y qué tanto quiere arriesgarse al hacerlo.

Gerardo Aparicio Yacotu, director de la Escuela Bolsa Mexicana, recomendó tomar este curso como iniciación a una cantidad enorme de programas que permitirán al alumno indagar más sobre los instrumentos de inversión que tiene a su disposición, así como un mecanismo de financiamiento alterno que tienen las personas para generar recursos en el mercado de valores.

“El curso provoca que las personas se atrevan a dar el paso de acercarse a diferentes alternativas que tienen a su disposición, dependiendo del capital que posean. Tengo la total certeza que con este curso cuentan con todos los elementos para abrir su cuenta e invertir”, aseguró.

Para poder cursarlo, puede realizarse de manera presencial o en línea y en ambas modalidades la duración de estudio es de nueve horas.

La diferencia entre ambos es que el de forma presencial se abre una vez al mes y el alumno debe acudir tres veces a la semana a las instalaciones de la escuela; mientras que en línea, en el momento en que se inscribe el alumno tiene acceso a los contenidos y estudia de manera digital.

En el caso del curso online, se puede acceder a los contenidos a través de cualquier smartphone o tableta, se conecta a una aplicación y a través de ella resuelve las pruebas, esto con la finalidad de que el alumno pueda estudiar de camino a casa, a su trabajo, escuela o en algún tiempo libre.

Los contenidos se dividen en tres módulos: el primero relacionado con la parte del presupuesto de cada inversionista, el segundo sobre el ahorro y el tercero con cuestiones de inversión, si ésta puede ser directa o a través de fondos de ahorro o de otro tipo de herramientas.

Al final y tras haber acreditado los exámenes, se otorga una constancia de acreditación con validez oficial que avala el número de horas cursadas, la cual se entrega tanto de manera presencial como en línea.

Respecto a los precios, el costo por el curso de manera presencial es de 2,899 pesos y en línea 2,320 pesos.

Aparicio Yacotu indicó que una vez que los alumnos concluyen el curso, cuentan con los elementos para comenzar a realizar sus primeras inversiones.

Señaló que de acuerdo con el perfil de alumnos que ingresan a estos cursos, la mayoría muestra interés en invertir en instrumentos gubernamentales debido a la poca aversión al riesgo que tienen y muy pocos lo hacen en instrumentos de renta variable o aquellos que les den un periodo de tiempo mucho más amplio.

“Cuando comenzamos a dar el curso no solamente lo enfocamos al capital de inicio con el que cuentan los alumnos, sino también les preguntamos sus objetivos y los asesoramos sobre qué instrumento disponible en el mercado de valores puede cumplir con sus necesidades de manera muy satisfactoria”, comentó.

Agregó que como parte de los objetivos de este curso es que los alumnos tengan un panorama muy completo de la relación de las personas con el mercado de valores y cómo una decisión, buena o mala, impacta en su salud financiera.

El directivo agregó que si algún alumno quiere saber más sobre estos temas, existe una cadena de programas formativos enfocados a la parte de proporcionar más información para que las personas puedan hacer muchos más fácil de una cuenta de intermediación bursátil y comenzar a realizar inversiones más grandes.

Señaló que este curso se imparte desde hace ocho años, con un promedio de entre 15 a 18 alumnos inscritos por clase y con una matrícula general de 2,000 alumnos que lo han cursado.

Impulsar la educación financiera

El compromiso que tiene la escuela y la Bolsa mexicana en cuanto a la parte de la inclusión no sólo obliga a impartir nuevos y diferentes cursos en función de la parte evolutiva que vayamos teniendo en la economía, señaló Aparicio.

“Nuestra intención como Escuela de la Bolsa Mexicana es la parte de impulsar la cultura financiera más no la parte de lucro como institución, nuestros programas son sustentables pero eso sí suaviza este tipo de cursos además de las diferentes alternativas de pago que el usuario puede tener”, expuso.

Lamentó que a pesar de que lograron un aumento en la cantidad de personas inscritas en algún tipo de curso, la realidad es que sigue siendo bajo el número de alumnos en comparación con la población que requiere este tipo de información; sin embargo, indicó que la Escuela Bolsa se comprometió a incrementar la parte de educación financiera.

Actualmente la Escuela Bolsa Mexicana cuenta con una oferta de 77 programas de formación con diferentes niveles de complejidad, tiempo y costo. La mayoría de esos cursos son presenciales y sólo 10% son en línea.

La matrícula de alumnos durante los 12 años que tiene la escuela, a septiembre del 2018, es de 22,500 personas.