La clave para tener finanzas sanas es realizar un presupuesto, y aunque muchas veces parece un proceso complicado, existen aplicaciones web o móviles para disminuir tiempo y esfuerzo al momento de armarlo.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), en el mundo tecnológico hay aplicaciones que ayudan a llevar un control de ingresos y egresos como Presupuesto Familiar, creada por la misma dependencia, que es un simulador de presupuesto que permite conocer y calcular el balance de los ingresos y gastos que se perciben mensualmente, de manera personal o familiar.

Otra más señalada por la dependencia es Finerio, app que ayuda a mantener en orden las finanzas y el control de su dinero donde quiera que se encuentre. Se puede personalizar y llevar un registro de gastos de forma sencilla y automática, ya que se vincula a cuentas bancarias y organiza los movimientos que se realizaron para categorizarlos automáticamente.

En tanto, Spendee, otra herramienta digital de planificación que cuenta con gráficas y tablas para llevar de una manera más visual el control de gastos, presupuesto y ahorro, cuenta con recordatorios para ingresar los gastos.

En la lista de recomendaciones de la Condusef, también se encuentra Monefy, que cuenta con una serie de herramientas que la hacen muy fácil de utilizar, ya que el diseño de su interfaz es totalmente visual. El objetivo de esta aplicación es que ayuda a mantener el control de los gastos conociendo cuánto se gasta y cuánto ingresa cada día.

Arme un presupuesto

Hacer un presupuesto trae algunas ventajas financieras, como tener un mejor control de su dinero, una correcta planeación de los gastos e identificar aquellos que son innecesarios, señaló la Condusef. Indicó que tener un presupuesto también permite conocer las posibilidades de ahorro para lograr metas, así como crear un fondo para emergencias y determinar la capacidad de endeudamiento para posibles créditos.

Según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2018, solamente 34.9% de la población mexicana lleva un registro de sus gastos e ingresos.

La dependencia destacó que para hacer un presupuesto se necesita identificar y sumar los ingresos, fijos, como salario, becas o renta, y los variables, como aguinaldo, bonos ventas, entre otros.

Después, se deben ordenar los gastos entre fijos, como comida, transporte, pago de servicios y renta, así como los variables: fiestas, salidas con amigos, cine, comida chatarra o pago por algún entretenimiento.

Finalmente, se restan los gastos de los ingresos y el resultado es el ahorro. Si resulta con saldo positivo, es lo ideal, no obstante, si se gasta más de lo que se gana, seguramente se necesitará recurrir a préstamos.