Si está pensando en contraer matrimonio, antes de dar el siguiente paso reflexione sobre la protección que en materia de seguros necesita prever para formar una familia.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), una pareja puede llegar a gastar 108,000 pesos en una boda sencilla para 100 invitados.

Adicionalmente, debe contemplar elementos como anillos, traje y vestido de novia, entre otros gastos. Muchas ocasiones se dejan atrás algunos relacionados con imprevistos que afectan su salud o patrimonio después de casarse.

Durante el matrimonio, es común que comience a crear un patrimonio familiar, cuyo valor promedio en una pareja de recién casados, es de 1 millón 308,000 pesos, una serie de inversiones que, de ser afectada, puede cambiar su estilo de vida por completo.

De acuerdo con la aseguradora AXA, son dos las coberturas esenciales que debe contemplar previo a casarse, esto con el fin de amparar a su pareja en caso de que  llegue a faltar.

La primera consiste en un seguro de salud, ya que las pólizas de gastos médicos mayores son un apoyo financiero para hacer frente a los desembolsos por padecimientos médicos y accidentes, incluso contemplan un apoyo económico para el nacimiento del nuevo miembro de la familia. Al contar con esta protección, puede extender la cobertura a su pareja.

A decir de AXA, 55% de sus asegurados incluye a su pareja en este tipo de coberturas.

En segundo lugar, la aseguradora recomienda contar con un seguro de vida, ya que al tener dicha protección se continúa apoyando a su pareja aún si alguno llegara a faltar, además de ser una manera de consolidar su patrimonio.

Datos de AXA afirman que, después del fallecimiento de la cabeza financiera, una familia puede tardar en encontrar estabilidad económica hasta cinco años.

La ventaja que tiene este tipo de seguros es que también se puede extender la cobertura a su pareja.

La aseguradora destacó que también puede invertir en un seguro de hogar, esto con el fin de proteger su patrimonio, ya sea como propietario o arrendatario. Estos seguros pueden incluir la cobertura por daños materiales, robo dentro o fuera de su hogar, daños a terceros y diversos servicios de asistencia.

De esta manera, no sólo protegerá sus bienes materiales, también protegerá el inmueble y sus instalaciones fijas de agua, luz e incluso las bardas.

[email protected]