El mercado bursátil tiene la característica de ser altamente volátil, y aunque pueden preverse tendencias a distintos plazos en su comportamiento, para los inversionistas es clave y difícil elegir adecuadamente las acciones que desean adquirir, ya que sólo así se pueden trazar una estrategia que se adapte a sus necesidades sin poner en riesgo su patrimonio.

Sin embargo, no existe una sola manera de capitalizar el dinero, sobre todo cuando de acciones se trata. Al invertir en Bolsa, es necesario tener establecida una estrategia y un horizonte de inversión. Siendo simplistas, los grandes grupos de inversionistas se podrían dividir en fundamentalistas y técnicos. Los primeros tienen en cuenta que al comprar una acción se vuelven socios de dicha empresa, entonces el factor primario para tomar una posición es tener buenas perspectivas sobre la empresa, sobre su futuro, desempeño en la industria, y a qué precio; en tanto, los segundos tienen una estrategia de comprar y vender activamente títulos, y tienen un método basado en factores técnicos , comenta al respecto Iván Barona, director general de GBMhomebroker.

La elección de títulos no es la misma para todos, ya que como muchos gurús del mercado bursátil suelen coincidir: No hay una inversión maestra , es decir, aquella que haga ganar a todos por igual. De ahí la importancia de saber valuar las emisoras en las que desea invertir en función de sus objetivos.

Estrategia y disciplina

Los inversionistas llegan al mercado bursátil con un amplio rango de filosofías al capitalizar su dinero, analiza Aswath Damodaran, profesor de la Stern School of Business at New York University, en su libro The Little Book of Valuation: How to Value a Company.

Sin embargo, añade, tanto para quienes se guían por los precios de los activos en el corto plazo, como para aquéllos cuyos análisis fundamentales son su escudo y espada, saber cómo valorar las acciones es clave para todos.

Respecto de los primeros, Barona comenta que los indicadores del precio y volumen de las acciones ayudan a decidir en qué momento comprar o vender y a forjar parámetros de precios objetivos de corto plazo, así como estrategias que definan cuánto es lo máximo que están dispuesto a perder (el stop loss, o pérdida máxima esperada).

Sin embargo, las fluctuaciones del mercado son la principal amenaza para este tipo de inversionistas, dado que ante fuertes ajustes en las bolsas, pueden actuar precipitadamente, lo cual puede ser nocivo si no tiene una estrategia definida para actuar en estos casos, y aun más importante: si no se apega a ella.

En estos casos, el director de GBMhomebroker recomienda que tenga en claro qué es lo que le motivó en primera instancia a comprar una posición. Si me hago de un activo a 20 pesos esperando cobrar cuando llegue a 23 y salirme si baja a 18, ya determiné una estrategia, aun cuando la tendencia se cumpla o no en el corto plazo .

No obstante, para los inversionistas fundamentalistas el análisis previo de las emisoras permite trazar una estrategia y, sobre todo, ver de una manera más clara si está funcionando. Digamos que para un fundamentalista, el estimado es que en los próximos cinco años una acción de 20 pesos pase a 40; sin embargo, la volatilidad del mercado la tiró a 15. Si llega a 40 gano 20 pesos, y si baja a 15 pierdo 5 pesos: ahí es cuando la perspectiva debe establecer si hay o no una señal clara de cambio en mi perspectiva , esto en función de si los ajustes en la emisora son momentáneos, o de mayor trascendencia a nivel corporativo, lo cual puede afectar el valor de sus activos a largo plazo.

Los fundamentalistas suelen vigilar al mercado, indica Barona, principalmente los resultados que va a aportar la empresa, de ahí la importancia de los resultados trimestrales que todas las empresas listadas en Bolsa están obligadas a publicar, ya que esto da una idea de qué tan bien se encuentra respecto de otras empresas de la industria, sus perspectivas en el mediano y largo plazos, así como si las proyecciones que se tienen estimadas se están cumpliendo.

Ya sea que opte por una estrategia técnica o fundamentalista, Barona recomienda analizar a qué se deben las minusvalías o plusvalías obtenidas, ya que muchas veces puede ganar dinero aún con la estrategia equivocada. Si compro acciones y ese día el mercado sube 15% no es porque fui bueno; gané en un escenario donde todo mundo corrió con la misma suerte .

Por ello, es recomendable apegarse a ese estudio y conclusiones. Siempre ponga en tela de juicio sus ideas. Es fácil decir quiero comprar tal activo, pero si lo platico con los demás, puede que me percate de algo que no esté viendo; hay que intercambiar opiniones con quienes tienen ideas contrarias para amortiguar esos sesgos de confianza. Conviene, mientras está invirtiendo, tener un plan B, y ante ajustes, ya sea que salga o compre más, que esto sea por convicción en su estrategia .

Precauciones a corto y largo plazo

Ya sea que al invertir se guíe por los precios objetivos de corto plazo o en análisis fundamentales de largo plazo, los expertos recomiendan tener en cuenta lo siguiente:

  • Cuidado con el nerviosismo colectivo. Si sus proyecciones a largo plazo dictan que esa emisora que atraviesa por un fuerte ajuste podría recuperarse en un par de años, no se deje llevar por la precipitación de quienes venden.
  • Defina una estrategia. ¿Cuánto está dispuesto a perder? En un ajuste momentáneo, ¿sabe si es un buen momento para comprar o para vender?
  • Conozca a su emisora. Aunque los fundamentalistas asumen más de lleno el papel de socios de la empresa en la que invierten, los reportes trimestrales e información del sector le ayudarán a saber si su estrategia va por buen camino.
  • Sepa por qué su estrategia funciona o fracasa. Aun con la estrategia equivocada, puede ganar en un buen día para el mercado en general. Siempre está bien tener plusvalías, pero aun más importante es saber si fue por sus decisiones.

juan.tolentino@eleconomista.mx