La evolución en la generación de servicios avanza de forma rápida, actualmente con un clic realizamos un sinfín de operaciones desde bancarias hasta aquellas que consisten en contratar o pagar diversos productos o servicios, además, con la tecnología tenemos la oportunidad de simplificar el proceso de algunos trámites como aquellos que comprometen nuestro futuro o finanzas, tal es el caso de todo lo relacionado a su administradora de fondos para el retiro (afore).

Entre las tecnologías que se manejan para fungir como elementos de seguridad para realizar algún trámite o servicio dentro de su cuenta individual, se encuentran los datos biométricos, que, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Afores (Amafore), son aquellos que comprometen nuestra identidad traspasados a una forma digital.

“Se refiere al reconocimiento de los datos personales de forma digital: la voz, las huellas digitales y la firma electrónica”, señala.

A su vez, indica que la recopilación de estos datos se realiza mediante la grabación de voz, la captura de las 10 huellas digitales y la firma digital plasmada en un dispositivo electrónico.

La relevancia que los biométricos tienen en su afore consiste en que al momento de realizar algún movimiento, tendrá que generar su Expediente Electrónico Único, que se integra por dichos datos.

“El objetivo de conformar un Expediente Electrónico Único es brindar más seguridad a los ahorradores a través de la confirmación de su identidad. De esta manera, se incrementa la protección de la cuenta individual en la afore al momento de realizar algún trámite”, destaca la Amafore.

La Asociación añade que esta medida fue implementada desde el 2016 como uno de los cambios más significativos en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), llevando a cabo la digitalización de la información de los ahorradores en el sistema.

Más seguro y práctico

En este sentido, tanto la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) y la Amafore indican que la implementación del Expediente Electrónico Único tiene el propósito de ser una llave de seguridad a la hora en que realice trámites en su afore.

“Entre los beneficios, además de eliminar el uso indiscriminado de papel, encontramos que los datos biométricos son la llave de acceso a cualquier trámite que se realice en la cuenta individual; brindan certeza y seguridad; son de uso universal; facilitan y optimizan la atención; disminuyen los costos en el Sistema de Ahorro para el Retiro en el largo plazo, y son únicos y para toda la vida”, coinciden los organismos.

La Consar explica que en comparación con los registros que se tenían en formato físico, el expediente electrónico garantiza un mejor ordenamiento de los mismos, ya que sus datos son almacenados en la base del SAR.

“Los expedientes físicos de los ahorradores presentaban cuatro importantes riesgos: eran vulnerables a extravíos; a errores en su llenado, que posteriormente se traduce en problemas para los ahorradores; a una falta de control en su manejo por parte de los promotores y se incentivaba una duplicidad de documentos, sobre todo cuando se realiza el traspaso de una afore a otra”, refiere.

Recopilación sin complicaciones

De acuerdo con la Consar, para integrar su expediente electrónico, únicamente tendrá que ponerse en contacto con su afore, donde le será solicitada información como datos personales, información de sus beneficiarios, identificación oficial y comprobante de domicilio.

Durante la generación de dicho documento serán recopilados sus datos biométricos, mismos que serán obtenidos por el agente que realice el trámite. Es importante que se asegure de cumplir con las especificaciones que le serán solicitadas como la generación de su firma digital.

“Cada vez que un trabajador sin expediente entre en contacto con su afore, ésta estará obligada a integrar su Expediente Electrónico Único. De esta manera, se logrará una mayor digitalización dentro del SAR”, agregó la Consar.

Entre los trámites que conllevan el uso de sus datos biométricos para llevar a cabo alguna operación se encuentran algunos movimientos como el registro en su afore, traspasos, recertificación, modificación o actualización de datos, separación o unificación de cuentas individuales o disposición de recursos total o parcial, por mencionar algunos.

En cuanto a la protección de sus datos, éstos se encuentran almacenados en una base que evita el mal uso de su información.

“La información se concentra en la Base de Datos Nacional del SAR, que cuenta con las medidas de seguridad para resguardarla. Por otro lado, la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares protege la información”, agrega la Amafore.

[email protected]