Monterrey,NL. Con el confinamiento provocado por la pandemia del Covid-19 se aceleraron las ventas en línea y también se está marcando una tendencia a instalar centros de transferencia de última milla en la Zona Metropolitana  de Monterrey para agilizar la entrega a domicilio.

Dentro de la Zona Metropolitana de Monterrey los centros de transferencia de última milla tienen algunos submercados preferidos para establecer operaciones en Apodaca y Escobedo, comentó a El Economista, Ramón Flores, vicepresidente ejecutivo CBRE región noreste.

Esta zona resulta ideal para quienes buscan cercanía con el aeropuerto y las vías rápidas que conectan con la frontera de Estados Unidos, agregó.

En cambio, Santa Catarina es ideal si se buscan traslados hacia Coahuila y los estados del Bajío por su conectividad, en tanto que en el submercado de Monterrey también se pueden encontrar centros de distribución que conectan directo al centro de la ciudad, enfatizó.

“El Covid-19 vino a acelerar de manera muy importante todos los esfuerzos de empresas dedicadas a comercio electrónico y el ecommerce, así como las departamentales y los supermercados, ya desde el año pasado venían trabajando estrategias de cómo aumentar sus ventas en línea”, explicó a El Economista, Francisco Muñoz, vicepresidente senior de Industrial y Logística en CBRE México.

En los últimos años se había trabajado en instalar centros de distribución para el comercio electrónico en los principales mercados: Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara.

Lo que detonó la pandemia, dijo Muñoz, fue un proceso de aceleración de estas estrategias; ahora todas las empresas de producto de consumo, y todos los productos que se vendían en tienda física, tuvieron que acelerar sus procesos para  vender en línea, con un crecimiento de entre 300 y 400% de venta en línea (en los últimos tres meses).

Durante los tres últimos meses también se ha observado el uso de empresas logísticas o tercerizadoras que tienen productos de diferentes marcas en un centro de distribución, donde los almacenan, empaquetan y distribuyen.

Otra gran tendencia son los macro centros de 50,000 metros cuadrados, donde se guarda el producto, se consolidan los productos  y para llegar rápido con el cliente, se instalan centros de transferencia de última milla, “de inmediato transferiste a un transporte que lo lleve a tu casa;  en las tres ciudades son tendencias que van a empezar a ocurrir”, detalló Francisco Muñoz.

El tramo de la última milla, es el paso que transcurre desde que el paquete sale del último punto de almacenamiento hasta llegar a las manos del consumidor, requiere contar con centros de distribución cercanos a los lugares donde vive la gente que adquiere los productos.

Entre las características que deberían tener estos centros, se encuentran: área de hasta el 70 o 75% construida y 25% de área maniobras; el edificio de almacenamiento se sugiere sea de dos o tres niveles, para diferentes marcas y alturas de cinco o seis metros, ya que la mercancía será desplazada rápidamente. Los metros cuadrados se estiman entre 3,000 a 10,000 metros cuadrados.

[email protected]