Monterrey, NL. La Zona Metropolitana de Monterrey abarca 65 kilómetros, sin embargo, la mancha urbana se ha multiplicado seis veces en 30 años, mientras que la población se ha expandido tres veces en el mismo periodo. Por ello, el desarrollo urbano se empieza a mover hacia la verticalidad para resolver la movilidad urbana, afirmó Ricardo Padilla, desarrollador del grupo Fraterna.

“La Zona Metropolitana de Monterrey debe cambiar su horizontalidad hacia la verticalidad para resolver problemas de movilidad. Se cree que con la verticalidad aumenta el tráfico, pero está comprobado que la forma de bajar el tráfico es con proyectos mixtos: vivienda, oficinas y comercios”, explicó.

“La verticalidad llegó para quedarse, pues nuca se regresa a otro proceso, aunque convivan los edificios con islas o colonias de viviendas unifamiliares”, aseguró.

Es una manera más práctica, desarrollando mucha densidad, eso ofrece la proximidad, resuelve la movilidad, porque en el pasado se diseñó una ciudad dispersa, que produce contaminación y estrés, indicó.

En los últimos tres años, la Zona Metropolitana se ha empezado a transformar con proyectos como las Torres Obispado, en Avenida Constitución e Hidalgo, que contarán con un rascacielos de 266 metros de altura, el segundo edificio más alto después de la Torre Koi en Valle Oriente, que mide 279.5 metros de altura.

El complejo tendrá otra torre de 138 metros de altura con departamentos de 80 a 115 metros cuadrados.

También se está construyendo la Torre Lola de 170 metros de altura en Avenida Morones Prieto.

Por su parte, Proyectos 9 construye seis desarrollos, uno de ellos es la torre Sohl, un edificio de 54 pisos de usos mixtos. Uno de los objetivos de este proyecto es la redensificación del barrio Mirador donde se pretende unificar los usos residenciales, comerciales y hoteleros.

Asimismo, GM Capital y el Grupo Empresarial Ángeles están desarrollando el Distrito Acacia, con 9,100 metros cuadrados de áreas médicas, así como nueve torres de usos mixtos en Valle Oriente.

Según Ricardo Padilla, en suma, lo que se busca con la verticalidad y redensificación del centro de la metrópoli es darle a la ciudad un componente de sostenibilidad económica, social y de medio ambiente.

[email protected]