El secretario de Turismo de Guerrero, Ernesto Higinio Rodríguez Escalona, explicó que una de las nuevas estrategias para mermar el impacto negativo por el Covid-19 e impulsar el turismo, base de la economía estatal, es apostar por reuniones, congresos y convenciones.

En videoconferencia, explicó que las ventajas de realizar este tipo de eventos representan un mejor control sanitario y que se generen inversiones para otros sectores económicos.

Por lo mismo, anunció que como primera acción se trabajó para traer el 27 Congreso Nacional de la Industria de Reuniones, a realizarse los días 25 y 27 de noviembre en el Palacio Mundo Imperial de la Riviera Diamante Acapulco; la edición estaba planeada para desarrollarse en Coahuila, pero por falta de condiciones, derivadas por la pandemia, se cambió la sede.

“El tener a los organizadores de reuniones, congresos y convenciones más importantes del país en nuestra casa es una gran oportunidad de mostrarles todo lo nuevo (...) Ellos podrán decirles a todos los representantes de los congresos y de las industrias a las que pertenecen que se vengan para Guerrero”, dijo el secretario.

El presidente del Consejo Mexicano de la Industria de Reuniones, Jaime Salazar Figueroa, detalló que este evento se realizará de forma mixta, ya que no solamente se apostará por lograr la afluencia de personas, también se realizarán eventos de manera virtual, por lo cual se podría superar la afluencia de la edición del 2019, con más de 800 asistentes; además se prevé, sólo por la parte presencial, una derrama económica de más de 7.5 millones de pesos.

Señaló que si la pandemia impida el desarrollo del evento, están preparados para que la edición presencial sea “para el 2021 en Acapulco”.

Sobre el impacto del Covid-19 en la entidad, Rodríguez Escalona adelantó que de marzo a junio se perdieron 30 millones de pesos en recaudación del Impuesto al Hospedaje (se cobra 3%) de las ciudades de Zihuatanejo y Acapulco.

Además, refirió que cerraron casi 400 hoteles de los más de 650 que hay en Guerrero; en toda la cadena turística se vieron afectados 20,000 empleos directos, pero si se contabilizan los informales éstos ascienden a 50,000.

[email protected]