Guadalajara, Jal. Tras una serie de manifestaciones y bloqueos, ex empleados de la empresa electrónica Jaibil, fabricante de productos electrónicos manufacturados como Blackberry, alcanzaron un acuerdo económico con la empresa de la cual fueron despedidos hace dos años por lo que levantaron el plantón que mantenían desde el pasado lunes.

Jael, una de las extrabajadoras afectadas, confirmó a El Economista que luego de seis horas de negociación, los siete trabajadores –seis mujeres y un hombre- demandantes consiguieron un acuerdo económico con la compañía que desde el inicio descartó la reinstalación de los empleados en sus puestos de trabajo.

Aunque hace dos años fueron 20 los técnicos de diagnóstico y de soporte de pruebas quienes fueron despedidos, la mayoría desistió y solo siete se mantuvieron en el proceso legal.

Aseguran que los despidos se registraron luego que presentaron una demanda por nivelación salarial, toda vez que el pago a los trabajadores que se desempeñaban en puestos semejantes tenía una variación hasta de 1,500 pesos.

Según los denunciantes, la demanda laboral que emprendieron ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) para que los reinstalaran en sus puestos de trabajo o los liquidaran al 100% se retrasó por falta de disposición de la empresa manufacturera que presumen, contó con la complacencia de la autoridad laboral.

Fue un proceso muy largo en Conciliación y Arbitraje que en una especie de acuerdo con los patrones, se llegaban las fechas de audiencia, se presentaban los trabajadores y se habían perdido los expedientes, no se entregaban las notificaciones correspondientes, y los procesos se van alargando , denunció Nico , representante de la Coalición de Extrabajadoras y Extrabajadores de la Industria Electrónica Nacional.

En señal de protesta, al menos una decena de los inconformes apoyados por organizaciones como la Coalición y el Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal), bloqueó desde el pasado lunes los accesos a la compañía e impidió el ingreso de camiones de transporte de los trabajadores para exigir su reinstalación.

Lo más triste es que la mayoría son madres solteras, una de ellas con 12 años laborando en la empresa y con tres hijos estudiantes y no podemos pasar por alto estas situaciones , dijo por su parte Diego Armando Yáñez, voluntario del Cereal.

Tras el acuerdo alcanzado ayer, los inconformes se retiraron de la planta basada en el municipio conurbado de Zapopan mientras que Jabil se comprometió a entregar los cheques de la liquidación el próximo viernes junto con una carta de recomendación.

Hasta hoy habíamos estado boletinados y no podíamos encontrar trabajo en la industria electrónica. Y es que ya se llegó a un acuerdo pero necesitamos trabajar , comentó Jael.