Guadalajara, Jal. Tonalá, considerado el municipio más rezagado dentro de la zona metropolitana de Guadalajara, está viviendo la peor crisis financiera de toda su historia , reconoció el alcalde Jorge Arana, al tiempo que descartó adquirir un nuevo crédito bancario para subsanar sus pasivos.

El presupuesto del ayuntamiento para este 2013 es por 930 millones de pesos, mientras sus adeudos, sólo con instituciones bancarias, ascienden a 800 millones de pesos, sin considerar otros pasivos con el Instituto de Pensiones y con proveedores, entre otros.

REESTRUCTURA, LA CLAVE

Para hacer frente a sus compromisos con Banco Interacciones y HSBC, la administración local proyecta renegociar la deuda que tiene con las instituciones crediticias a largo plazo.

El municipio también prevé ahorros este año por 130 millones de pesos en el gasto corriente e ingresos adicionales por 150 millones en comparación con el año anterior que se obtendrán, dijo el munícipe, por un incremento en el cobro del impuesto Predial y por el registro de nuevos fraccionamientos en el municipio.

Por impuesto Predial, el municipio proyecta una recaudación de 70 millones de pesos adicionales en comparación con el año anterior, cuando se captaron sólo 80 millones por esta contribución.

De 160,000 predios que se tenían registrados en el 2012, aumentará este año a 200,000. Eso significa que entre más ingresos capte, más participaciones federales tendrá porque éstas se fijan con base en el número de habitantes y de viviendas registradas , indicó el Presidente municipal.

Denunció que, pese al compromiso del gobierno del estado para ayudarle a salir de la crisis financiera, éste le dio la espalda porque, al parecer, tiene problemas peores que los nuestros .

De acuerdo Hacienda, Tonalá y Guadalajara permanecieron en el 2012 entre los 10 municipios más endeudados del país.

promo@eleconomista.com.mx