Fitch Ratings subió la calificación del municipio Tepotzotlán, Estado de México, a “A(mex)” desde “A-(mex)”. La perspectiva se modifica a Estable desde Positiva.

El alza en la calificación se fundamenta en una fortaleza recaudatoria y flexibilidad financiera destacables, liquidez comparable con la mediana de sus pares de calificación “A(mex)”, un nivel bajo de endeudamiento y sostenibilidad favorable. La calificación incorpora indicadores socioeconómicos adecuados y la concentración económica hacia el sector turístico, señala un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Durante el ejercicio fiscal 2017, los ingresos disponibles de Tepotzotlán incrementaron 12.5% respecto a lo alcanzado a diciembre del 2016. La recaudación de ingresos propios fue favorable, con una fortaleza recaudatoria de 46.6 por ciento. Los ingresos por participaciones y aportaciones del Fondo IV del Ramo 33 fueron 15.5 y 13.4% mayores, respectivamente. La eficiencia en la recaudación apoyó la recepción de recursos federales.

La calificadora añade que el buen desempeño en la recaudación y recepción de ingresos permitió que el flujo libre para servir deuda o realizar inversión tuviera un desempeño positivo, a pesar del incremento de 26.8% anual en el gasto operativo. El ahorro interno alcanzó un nivel de 18.4% de los ingresos disponibles, en el 2017 y el promedio de los últimos tres años fue de 20.3 por ciento. Al cierre del 2017, la inversión total fue de 124.9 millones de pesos, de los cuales 31.1% correspondió a inversión etiquetada. La inversión per cápita fue de 401.8 pesos.

Fitch considera la deuda directa de largo plazo de Tepotzotlán como baja. A diciembre del 2017, la deuda se componía de un crédito bancario de largo plazo cuyo saldo insoluto era de 72.2 millones de pesos y representó 0.18 veces los ingresos disponibles. Al representar 11.3% del ahorro interno, la sostenibilidad de la deuda es destacable, y compara de manera favorable con la mediana de sus pares de calificación (21.7 por ciento). En el Presupuesto 2018 no se contemplan ingresos por financiamiento, por lo que la agencia no espera que se incremente el nivel de endeudamiento.

Sensibilidad

La calificación podría subir si la flexibilidad financiera y la liquidez se mantiene en niveles comparables con pares de calificación superior y si se conserva el nivel bajo de endeudamiento y la sostenibilidad alta de la deuda.

Por otra parte, la calificación podría bajar si se deteriora significativamente la flexibilidad financiera por un descontrol en el gasto operativo.

estados@eleconomista.mx