La abrupta pérdida de más de 10,000 empleos en Querétaro, en diciembre pasado, tomó por sorpresa al sector industrial y del comercio local.

La delegación en el estado de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) estimó que la recuperación de estas plazas costará un periodo de cuando menos dos meses a los sectores comercial, empresarial e industrial de la entidad.

En tanto que la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) fue menos optimista. Roberto Ruiz Hernández, presidente de la Canaco en el estado, afirmó que el sector privado requiere de condiciones que sean más favorables para que así impulsen la generación de empleos.

Según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en diciembre Querétaro perdió 10,491 empleos y cerró el año con 24,235 nuevos empleos, cifra por debajo de lo proyectado por el gobierno estatal, de 25,000.

En noviembre, el estado llegó a registrar 454,756 trabajadores asegurados en el IMSS, lo que implicó 34,726 plazas generadas, cifra que alentó a llegar a la meta rumbo al cierre del 2014.

Expectativas fallidas

En el 2014, la Canacintra estimó que durante el último mes del año se perderían alrededor de 4,600 empleos.

Sí, esperábamos un bajón, pero esta cifra que se dio a conocer nos da otra perspectiva y otro punto de análisis. Tenemos que sentarnos, sector por sector, a ver qué es lo que sucedió en diciembre , planteó el líder de la Canacintra en Querétaro.

Un factor a considerar, dijo, es que la oferta de mano de obra en el estado ha aumentado de forma considerable durante los últimos años. Ante ello, el reto es empatar el incremento poblacional con la generación de empleos en el estado.

Ruiz Hernández, por su parte, evocó que a finales del 2013 sucedió lo mismo, en diciembre de ese año la pérdida fue de 10,078 empleos.

Normalmente en diciembre se da de baja la mayoría de los empleos temporales que nos apoyan en el último trimestre del año con la actividad económica. Lo que llama la atención no es el fenómeno cíclico de la temporalidad del empleo, sino que se hayan generado menos de 25,000 empleos en el año, cuando el estado cuenta con la capacidad para generar más de 30,000 empleos , expuso.

Lo anterior prueba que Querétaro no está exento de la problemática nacional, advirtió.

Por más esfuerzos que hagamos los comerciantes, los empresarios y los industriales, vemos que no alcanza; las políticas públicas del gobierno deben favorecer todavía más la generación de empleo , aseveró.

Ambas cámaras coincidieron en que factores como el alza en el precio de los combustibles, la depreciación del peso y la baja en el precio del petróleo podrían retrasar aún más la recuperación de los empleos perdidos.

lourdes.duran@eleconomista.mx