Puebla, Pue. Alrededor de 240 restaurantes esperarán hasta el regreso a clases presenciales, en agosto próximo, para poder reabrir, ya que 90% de sus ventas dependen de los consumos que hacen los alumnos de las universidades cercanas. Sin embargo, 30 negocios cerraron en forma definitiva.

Lo anterior dio a conocer la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) local, Olga Méndez Juárez, quien destacó que los negocios detenidos llevan más de un año sin operaciones, tras la suspensión de clases presenciales por el inicio de la pandemia de Covid-19 en marzo del 2020.

Comentó que los establecimientos operaban cerca de las universidades privadas más importantes como son la Ibero, Anáhuac, el Tecnológico de Monterrey y la Universidad del Valle de Puebla, entre otras, que se ubican entre los límites de Puebla y el municipio de San Andrés Cholula.

La presidenta mencionó que los restauranteros no veían las condiciones para retomar operaciones en agosto del año pasado, cuando se determinó la reactivación económica por parte del gobierno del estado, ya que los estudiantes no asistían a los campus y tomaban las clases en línea.

Indicó que esas instituciones educativas tienen entre 50 y 60% de matrícula foránea, por lo que representa un buen mercado para el sector restaurantero, cuyos negocios tienen más de una década en las zonas mencionadas.

Empleos

Méndez Juárez puntualizó que esos 240 negocios representaban alrededor de 400 empleos directos, de los cuales esperan recuperar 60% en el arranque de clases y conforme avance el tiempo y si las ventas mejoran, determinar si requieren más personal.

“Además, la situación de reabrir debe tomar en consideración que no haya un rebrote de la pandemia, porque de lo contrario deben cambiar los planes de un momento a otro, por ello pedimos a los ciudadanos que sigan cumpliendo con las medidas sanitarias para mantener la cifra baja de contagios”, sostuvo.

De manera general, expuso que sus 1,600 socios están intensificando las acciones de revisión en los establecimientos para garantizar que los comensales tengan confianza de que entran a un lugar seguro y limpio, al gastar hasta 20,000 pesos al mes en productos de limpieza y artículos que protejan al personal.

Comentó que en el servicio del agua pagan 40% más al mes, porque es lo que más ocupan los establecimientos para labores de limpieza sobre todo cuando se desocupa una mesa, más en fines de semana, pese a que están funcionando con 70% de aforo por decreto del gobierno estatal.

estados@eleconomista.mx

rrg