La Ciudad de México es de la entidades que más aportan al Producto Interno Bruto (PIB) nacional, con 17.5%, pero en el 2017 presentó una tendencia de desaceleración, por lo que el mayor reto para la administración entrante será reactivar su economía.

Jesús Padilla Zenteno, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana en la capital, consideró que es importante reconocer que la principal tarea será reactivar el crecimiento económico de la ciudad, dadas las condiciones propias que vive en materia de mejora regulatoria.

Sin embargo, dijo, esta oportunidad que tiene Claudia Sheinbaum Pardo, como virtual ganadora de la elección, le permitirá colocar a la Ciudad de México como el mejor lugar para invertir respecto a otros estados.

“Evidentemente el reto será mantener el crecimiento de 3.2% promedio o incluso por arriba de esta cifra, de tal manera que sea progresivo, lo que implica brindar las medidas necesarias para lograrlo”, comentó.

Por otro lado, explicó Padilla Zenteno, el trabajo del Gobierno capitalino implica replantearse cuáles van a ser los indicadores que les permitirán avanzar en mejora regulatoria que promuevan la inversión y el empleo.

Expuso que otro reto será atender al comercio informal, por las pérdidas económicas que representa para la formalidad.

La Ciudad de México, acotó, se convierte en un ente de retos y oportunidades de promover la inversión, el trabajo, atender los temas de inseguridad, desabasto de agua, impulso a la tecnología y movilidad.

Dirigir esfuerzos

Eufemia Basilio Morales, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, comentó que a pesar de que la ciudad contribuye en gran medida con el crecimiento nacional, también fue uno de los territorios afectados por el sismo de septiembre, por lo que resulta urgente dirigir esfuerzos para la reactivación económica.

En ese sentido, indicó que el desafío será dar solución y continuidad a la reconstrucción en materia de infraestructura.

Raymundo Tenorio Aguilar, especialista del Tecnológico de Monterrey, puntualizó que el gobierno que tome la capital tendrá que regresarle a la población, en términos de bienestar, las contribuciones tributarias, puesto que todavía  hay un gran déficit en urbanización, acceso a servicios públicos y seguridad.

[email protected]