Si bien es positivo que el Gobierno de la Ciudad de México apuesta por la reconfiguración de la capital a través del Programa Especial de Regeneración Urbana y Vivienda Incluyente —corredores inmobiliarios—, se necesita que se revise e incluso se modifique, aseguró el director del Programa México del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por su sigla en inglés), Gonzalo Peón.

Durante el Foro Sector de la Construcción a Favor de la Movilidad Sustentable, señaló que por años se ha buscado implementar en la capital del país políticas públicas que favorezcan el desarrollo urbano integral y sostenible, es decir, que se lleven acciones a favor de la urbe, tanto en materia de vivienda como en transporte, para que así mejore la calidad de vida de la población.

Precisó que el ITDP, organismo internacional sin fines de lucro que promueve el transporte sustentable y la conectividad con las viviendas, ha dado seguimiento a las acciones que efectuaron las administraciones locales pasadas, por lo que están pendientes de la política urbana de la administración que encabeza Claudia Sheinbaum Pardo.

“Anteriormente se han efectuado pocas acciones en favor de la movilidad y el desarrollo urbano de la capital, aún queda pendiente efectuar más”, refirió.

Gonzalo Peón reconoció que no se había visto antes un programa como el de los corredores inmobiliarios, presentado el año pasado por la autoridad local y que prevé que en los próximos cinco años se construyan 12 corredores inmobiliarios mediante una inversión de 23,000 millones de pesos, aunque precisó que todavía se tiene que hacer una evaluación económica, de conectividad y de seguridad.

“En cuanto a los corredores, su mismo nombre ya se relaciona con transporte masivo, el proyecto puede ser muy positivo, es una política que se ha buscado por mucho tiempo; sin embargo, también se tiene que analizar la letra chiquita”, acentuó.

Recordó que el proyecto de los corredores también se hizo para reactivar al sector de la construcción y apoyar a los desarrolladores inmobiliarios, quienes el año pasado presentaron una parálisis derivada de las políticas de revisión del gobierno capitalino, “se tienen que analizar si los actuales incentivos fiscales, así como el modelo de negocios que ofrecen, realmente conviene”.

“Tenemos que analizar el programa, ver el tema de la rentabilidad, ver qué tan atractivos son estos incentivos para saber qué tan significativos serán (...) Se tiene que ver si les conviene, de manera financiera, a los desarrolladores inmobiliarios apostar por estos modelos”, puntualizó.

Reparar tejido social

En materia de conectividad, el director del Programa México del ITDP indicó que lo que plantea el programa de los corredores es que estén comunicados con medios de transporte público, no obstante, comentó que “si bien es positiva esa intención, se tienen que ver varios criterios”.

Por ejemplo, expuso que hay lugares de los corredores que a pesar de estar cerca de estaciones del Metro, éstas pueden estar ubicadas en zonas peligrosas de la capital y en ese caso, “ahí lo que se tiene que hacer es un trabajo previo que busque reparar el tejido social”.

“Se tienen que ver varios factores en movilidad, si no es una zona caótica, es decir, de que haya tráfico, igual se tiene que ver que no esté en puntos hostiles, que pongan en peligro a los posibles compradores”, expresó.

Recomendó que en el programa urbano deben aumentar el número de corredores inmobiliarios (12). “Está claro que para poder desarrollarlos tanto el gobierno como la Iniciativa Privada deben trabajar juntos (...) También hay que ver el tema de uso de suelo, revisar los lineamientos actuales y si se pueden potencializar”.

estados@eleconomista.mx