Con el propósito de encontrar soluciones a las afectaciones que registraron algunas delegaciones de la Ciudad de México, después de los sismos ocurridos el 7 y el 19 de septiembre del 2017, y proponer medidas para que la capital tenga daños menores ante terremotos, se llevó a cabo un foro, a través de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, en el que participaron especialistas en el tema de planificación y reconstrucción urbana.

“Se debe plantear una reforma urbana, además de actualizar la Ley de Desarrollo Urbano”, mencionó Víctor Castañeda Saldívar, investigador de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, durante el foro Diseño y Reconstrucción Urbana Después de los Sismos del 19 de septiembre del 2017.

El especialista manifestó que es importante supervisar los registros de obra y verificar que se hagan de la manera correcta bajo los lineamientos que señala la ley, además de transparentar y rendir cuentas de manera periódica para saber cuántos usos de suelo se han otorgado cada año, y cuántos grandes y pequeños proyectos se han autorizado, así como también tener conocimiento de qué empresas son las que trabajan en las obras y así evitar la negligencia.

José Tapia Blanco, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), señaló que la nueva Ley para la Reconstrucción concedió 30% extra de lo permitido de edificación en la ciudad, en este aspecto es donde no se pone la atención correspondiente, ya que no se tienen que conceder más permisos de construcción donde no se debe.

En tanto, Luis Asían Ramírez, asesor técnico de la Organización del Frente Popular Francisco Villa, mencionó que en la ciudad existen 2,000 edificios afectados, que están en riesgo, en categoría color rojo, pero la mayoría de ellos podrán ser reestructurados; 125 edificios deberán derribarse en su totalidad, 12 de ellos ya han sido demolidos y otros 12 se encuentran en proceso.

Por otro lado, 1,000 edificios están catalogados en color ámbar, que tienen afectaciones, que no son de alto riesgo y son reparables.

El Instituto de Vivienda de la Ciudad de México ha otorgado a la fecha 1,800 créditos para reconstrucción de departamentos y 1,200 para reparación de viviendas, la sumatoria de los financiamientos otorgados asciende a 3,000 créditos emergentes, que se traduce en 395 millones de pesos invertidos en un periodo de seis meses, añadió.

Retos

Tapia Blanco destacó que existen retos para poder planificar el desarrollo urbano, por lo que es importante conocer los riesgos en la zona capitalina.

Agregó que el crecimiento de la población también se traduce en el incremento en daños, por lo que es sustancial que los registros de damnificados se hagan de manera inmediata; en el sismo del 17 de septiembre, ahondó, datos reales de la destrucción salieron una semana después.

Además, otro riesgo importante es el uso de suelo que no está permitido,.

José Gabriel Castro Garza, investigador de la UAM, indicó que las propuestas mencionadas se han planteado desde hace 30 o 40 años.

[email protected]