La brecha en transparencia de información presupuestal entre los municipios del país aún persiste, debido a que a las autoridades locales no les interesa actualizar los datos o carecen de conocimiento para hacerlo.

Muestra de ello es el Índice de Transparencia y Disponibilidad de la Información Fiscal de los Municipios (ITDIF-M) 2019, de aregional, en donde Puebla, por sexto año consecutivo, es la ciudad con mayor transparencia, con 99.00 puntos de 100 posibles, mientras Chilpancingo de los Bravo quedó en último lugar con 13.76 puntos, es decir, una diferencia de más de 85 puntos.

De acuerdo con Flavia Rodríguez, directora general de la consultoría, para el ITDIF-M, en total, se estudian 60 ayuntamientos, entre los criterios para seleccionarlos están: que sean la capital de un estado, que estén ubicados en una zona metropolitana o sean polo de desarrollo económico y que tengan una población mayor a 70,000 habitantes, para tener como obligación contar con un portal electrónico.

“El ITDIF-M efectúa la revisión de las gestiones financieras que se publican en los portales electrónicos de los municipios, para la evaluación hay seis bloques: Marco Regulatorio, que evalúa la disponibilidad de ordenamientos jurídicos municipales; Marco Programático-Presupuestal, que valida los documentos de mecanismos de planeación, y Costos Operativos, que califica la información de provisión de servicios”, indicó.

Los otros tres son: Rendición de Cuentas, que analiza la información en documentos oficiales que consignan las actividades realizadas por la administración, como son los informes de gobierno o el acatamiento a los formatos establecidos en la Ley de Disciplina Financiera; le sigue Evaluación de Resultados, que es todo lo referente a la gestión a través de indicadores, y finalmente Estadísticas Fiscales, que verifica la presentación de información de ingresos, egresos y deuda de los municipios.

“Cada bloque tiene un puntaje, la suma de los seis debe dar 100. Hay una escala con las calificaciones finales, que es del 0 al 100. De hecho, 0 es nada transparente y 100 significa que es altamente claro en materia fiscal”, acotó Flavia Rodríguez en la presentación del ITDIF-M 2019.

Precisamente, el municipio de Puebla logra el cumplimiento óptimo en cuatro de los seis bloques evaluados, en Marco Regulatorio obtuvo 7 puntos de una calificación máxima de 7; en Rendición de cuentas 25 de 25; en Evaluación de Resultados 8 de 8, y en Estadísticas Fiscales 15 de 15.

Después de Puebla, hay dos entidades empatadas, Corregidora, Querétaro, y Veracruz, Veracruz, con 96.21 puntos; en tercer lugar está Zapopan, Jalisco, con 95.41.

Clasificación

La directora general de aregional hizo hincapié en que los municipios se encuentran clasificados en niveles de transparencia fiscal alta, media y baja. En el nivel alto se agrupan aquellos que obtuvieron puntuaciones superiores a s 85 puntos; en los de media están aquellos que presentaron arriba de 65 puntos y menos de 85 puntos, finalmente los de baja están por debajo de 65.0 puntos

En el fondo de la tabla, están La Paz, Baja California Sur, con 26.70; Tlaxcala, Tlaxcala, presentó 15.53; y Chilpancingo, Guerrero, con 13.76 puntos, siendo el municipio con la calificación más baja de todos.

Precisamente Chilpancingo reprobó todos los bloques, en Marco Regulatorio sacó una calificación de 2 puntos de una máxima de 7; en Marco Programático Presupuestal 2.1 de 20; para Costos Operativos 6.2 de 25; en Rendición de Cuentas 3.3 de 25; para Evaluación de Resultados 0.2 de 8, y en Estadísticas Fiscales obtuvo un 0 de 15.

Razones

Flavia Rodríguez explicó que la razón de estas bajas calificaciones se debe a que los ayuntamientos presentaron diversos micrositios para la presentación de la información, así como fallas en acceso a los portales, poca o nula disponibilidad de información y carencia de datos históricos.

“Estos resultados muestran la disparidad que hay en municipios (...) Lo que estamos viendo es que no todas las autoridades están preocupadas o comprometidas con la transparencia en información presupuestal o también porque no cuentan con la preparación necesaria, desconocen la función de los mecanismos”, señaló.

Sugirió que para que los municipios muestren mejores calificaciones, así como avances, los propios alcaldes y gobiernos locales busquen a especialistas entre las figuras de asociaciones civiles organizadas e Iniciativa Privada, para que les ayuden y conozcan y sepan cómo se debe publicar la información.

Ley de Disciplina Financiera

Mientras que Noemí García Carrillo, coordinadora del área de Transparencia de aregional, reiteró que un gobierno transparente no implica necesariamente que éste tenga un buen desempeño financiero o que no sea corrupto.

“Esto también puede ser al revés, podemos tener un ayuntamiento que cuente con un mal sitio de información, pero que puede ser que no sea corrupto, muchas veces los ayuntamientos no publican la información porque es una cuestión de ignorancia, de desconocimiento o porque no hay leyes que sean adecuadas a ellos”, acotó.

Refirió que la Ley de Disciplina Financiera ha ayudado mucho para la transparencia presupuestal y el manejo de los recursos; sin embargo, “aún se necesitan legislaciones en materia de transparencia que ayuden a los ayuntamientos a saber cómo transparentar”.

“Es conveniente mencionar que la actual crisis de credibilidad hacia las instituciones deja de manifiesto que se requieren medidas de evaluación que superen las generalidades de las leyes y se revisen a profundidad los documentos”, aseguró.

Promedio

En la versión 2019 del indicador, el promedio nacional alcanzado por los municipios se posicionó en 59.88 puntos, es decir, 3.36 puntos por arriba de la media del año anterior, situación que, a pesar de continuar en terrenos reprobatorios, resulta positiva, considerando que las administraciones de 53 de los 60 ayuntamientos fueron evaluadas por primera vez, debido a que sus correspondientes tomas de protesta fueron posteriores al levantamiento de datos del año anterior; incluso en los casos de los municipios de Durango (Durango y Gómez Palacio), fueron evaluados apenas a escasas semanas de haber iniciado su periodo.

En tanto que los municipios de Baja California (Mexicali y Tijuana), la evaluación 2019 se realizó durante los últimos días de las administraciones salientes.

estados@eleconomista.mx