Querétaro, Qro. Para la industria local será un reto dejar el esquema de subcontratación de personal en un plazo de tres meses, sistema mediante el cual contratan a un fragmento de sus colaboradores.  

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) delegación Querétaro, Jorge Rivadeneyra Díaz, expuso que para las empresas locales es complejo dar este paso, debido a que gran parte de las compañías se encuentran afectadas por la crisis económica derivada de la pandemia de Covid-19.

Por tanto, dijo, la prioridad del sector es recuperarse de la baja actividad que dejó la contingencia sanitaria, así como recuperar al total de colaboradores que fueron dados de baja en meses atrás.

“Es un enorme reto la verdad, creo que cuando una empresa está golpeada no necesariamente es el mejor escenario para hacer cambios, ahora la prioridad es el rescate de las empresas, se perdieron empresas y se perdieron empleos, esa debería ser la prioridad y no estas cosas recaudatorias como las que ponen a los meseros”, declaró.

De la base de empleo que generan las 1,200 empresas afiliadas a la cámara, estimó que cerca de una tercera parte de los trabajadores está contratada bajo el esquema de outsourcing.

El industrial reconoció que hay divergencia entre las posturas de cámaras empresariales respecto al acuerdo signado con el gobierno federal para eliminar los esquemas de subcontratación, aunado a reconocer que este sistema también ha sido usado como una vía de evasión fiscal y en detrimento de los derechos del trabajador.

Es un tema en el que me parece que hay división entre las cámaras, porque hay unas cámaras que consideramos que el outsourcing bien llevado es necesario para una economía competitiva, sin embargo, hay diferencia en las cupulas”, abundó.

Ante las condiciones en que se encuentran empresas industriales, que en el 2020 vivieron una caída en su actividad productiva, dijo, el fijar plazos para la contratación formal de los colaboradores no abona al proceso de recuperación de las unidades.

El representante empresarial planteó que desde el gobierno federal se genere un programa concreto de incentivos, así como programas de apoyo ante el desempleo que mantiene la contingencia sanitaria.

“Está resentida la economía y estar proponiendo plazos fatales para la industria no ayuda en lo absoluto. Algo que quisiera ver es si el gobierno va a poder en tres meses resolver el asunto de todas las plazas que tiene por outsourcing, vigilantes, gente de limpieza, guardias en dependencias. A nosotros nos gustaría ver un plan de incentivos para los desempleados, para la generación de empleos en las empresas que perdieron empleos, algún tema de ese tipo, y eso no se ha presentado”, comentó.

Tras el acuerdo signado entre el gobierno federal y la Iniciativa Privada, instó a las entidades gubernamentales a dar el mismo paso, debido a que en la función pública también se recurre a la subcontratación de personal.

“Hubiera sido muy interesante que el gobierno comenzará a erradicar el outsourcing antes de empezar a presionar a la industria, porque hay una parte legítima de lo que quiere hacer el gobierno, hay unos outsourcing que se han utilizado para evasión fiscal, pero hay algunos que se han usado para ser más competitivos, incluidos el gobierno que, por ejemplo,  contratar a un guardia o alguien de limpieza puede salir más económico hacerlo a través de una empresa que se dedica a dar este servicio”, acotó.

El 5 de abril el gobierno federal y la Iniciativa Privada alcanzaron acuerdos relacionados con la prohibición de la subcontratación de personal, la regulación de subcontratación de servicios especializados y de la actividad económica preponderante de la empresa contratante, entre otros puntos.

También se planteó otorgar un plazo de tres meses para que los trabajadores subcontratados pasen a formar parte de la nómina del patrón real.

Tan sólo en Querétaro, la Secretaría del Trabajo ha detectado que operan 93 empresas de outsourcing, cuya mayoría tienen domicilio fuera del estado.

Mercado formal

Al cierre de febrero, la entidad reporta un acumulado de 606,706 puestos de trabajo formales ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), cifra que significa un descenso de 1.4% (8,879) en comparación con los 615,585 empleos registrados hasta febrero del 2020.

Durante el primer bimestre del año, el estado incorporó 11,210 nuevos puestos de trabajo afiliados al IMSS, sumando dos meses consecutivos de recuperación de empleos.

Entre los empleos sumados en enero-febrero, 56.6% (6,349 empleos) son permanentes y 43.4% (4,861 empleos) eventuales.

estados@eleconomista.mx