Monterrey, NL. La armadora Nissan Civac, ubicada en Cuernavaca, tiene el salario más alto de la industria automotriz en México con un promedio diario de 419.29 pesos, reveló el estudio Explosión de la Industria Automotriz en México, de sus encadenamientos actuales a su potencial transformador, del investigador del Colegio de Sonora, Álex Covarrubias.

A la planta de la japonesa le siguen la de Volkswagen en Puebla, con 398.39 pesos diarios; Chrysler Toluca, con 344.87 pesos; Chrysler en Ramos Arizpe, con 340.46 pesos; y General Motors en Toluca con un promedio salarial al día de 321.93 pesos.

La media nacional de la industria automotriz se ubica en 305.9 pesospor día, de acuerdo con el estudio.

Por el contrario, en los últimos lugares del ranking se encuentran Chrysler de Saltillo, con 254.23 pesos; Honda de El Salto, Jalisco, con 245.78 pesos; Nissan de Aguascalientes con 225.42 pesos y General Motors en San Luis Potosí con 217.32 pesos, según el documento publicado a través de la Fundación Friedrich Ebert.

De reversa

A decir de Alex Covarrubias, coordinador de la Red de Innovación y Trabajo de la Industria Automotriz (Red Itram), del 2010 al 2014, en México los salarios de la industria automotriz cayeron 12%, mientras que la productividad en las armadoras ha crecido entre 45 y 80% en el mismo periodo.

Tomando como referencia a los principales 20 productores del mundo, México en 2010 ocupó la última posición (en salarios) con 3. 3 dólares por hora; al 2014 habíamos descendido a 2.9 dólares, hoy estamos en 2.3 dólares por hora, gracias a la depreciación (del peso contra el dólar) y a que los salarios siguen congelados , afirmó Covarrubias durante un coloquio sobre La reestructuración productiva en México , que presentó la Universidad Autónoma de Nuevo León.

En la opinión del especialista, los salarios no han aumentado debido a que la lógica salarial se decide políticamente y no con mecanismos económicos o de ciclo de negocios.

Cuando empiezas a desplazar, como en México, inversiones y empleos crecientes, no hay razón para que los salarios no crezcan, a menos que rompas el ciclo, (eso) es lo que ha pasado, la productividad (que crece) 45%, cifra conservadora, hasta 80% contra (la caída de) los salarios , afirmó el especialista en relaciones industriales y laborales.

Grandes brechas

Mientras que en México, el promedio salarial es de 2.3 dólares la hora, en países como Estados Unidos los salarios para obreros que manufacturan vehículos y motores alcanzó 21.50 dólares por hora en 2015, de acuerdo con la estadística del Buró del Trabajo de EU.

Es decir, en el país del norte, los trabajadores de la industria automotriz ganan 9.3 veces más que sus homólogos mexicanos. O lo que es lo mismo, un empleado mexicano gana en un día, lo que uno de EU en una hora.

Por su parte, en Corea del Sur, los trabajadores afiliados a la Confederación de Sindicatos de dicho país ganan poco más de 1 dólar la hora, menos de la mitad del nivel salarial en México; sin embargo, los trabajadores coreanos reciben subsidios y pago de horas extras.

Se arman con subcontratación

Arnoldo Ochoa Cortés, investigador de la Universidad Autónoma de Coahuila, comentó que se observa una transición en las ensambladoras del país, particularmente las instaladas en Coahuila, al pasar del just in time al just in sequence, es decir, mantener la secuencia, acelerar el ritmo de producción y así la productividad.

Con ello, a partir de 2013, apareció un modelo de contratación que no figuraba en la industria automotriz mexicana y que ahora es relevante, el servicio de subcontratación.

La subcontratación se extiende a trabajadores en línea de producción cada vez más bajo estos esquemas de contratación , alertó Arnoldo Ochoa Cortés.

También se ha observado un incremento en la ampliación de turnos porque aumentan los niveles de producción y hay una automatización selectiva con un bajo costo de mano de obra , afirmó el especialista.

Además, Arnoldo Ochoa resaltó que otro fenómeno que se ha observado es el empleo de practicantes y pasantes en la industria automotriz; en el que muchos estudiantes llegan a las empresas ensambladoras, las cuales les ofrecen una beca y varios periodos de práctica como prestadores de servicio social.

Es mano de obra altamente calificada que reciben a veces la mitad de un salario mínimo , enfatizó Ochoa.

[email protected]