Monterrey, NL. Nuevo León mantiene una economía integrada a la de Estados Unidos por el nivel de exportaciones e importaciones que se realizan. Por ello, este año hay incertidumbre con respecto a la evolución de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la reforma fiscal aprobada en el país anglosajón, comentó a El Economista Héctor Puente Segura, presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Capítulo Monterrey

A corto plazo, agregó, esto puede provocar que el estado y el país pierdan el atractivo de inversión.

No obstante, “en un escenario optimista, de lograr una renegociación del TLCAN favorable para México y, si la reforma fiscal logra generar en Estados Unidos un mayor crecimiento económico, es previsible que el estado de Nuevo León sea uno de los más beneficiados”, sostuvo Puente Segura.

Añadió que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, en su informe semestral de perspectivas, fijó la previsión de crecimiento para este año en 2.2%, dos décimas más que su estimado previo.

Otro factor que preocupa a nivel estatal y federal es resolver problemas relacionados con gobernabilidad y Estado de Derecho, puesto que limitan el atractivo de México como destino de inversión.

Nuevos proyectos

El presidente del IMEF citó el reporte sobre la Inversión Extranjera Directa (IED) anunciada, que emitió la Secretaría de Economía y Trabajo de Nuevo León al tercer trimestre del 2017, en el que se anunciaron 50 nuevos proyectos de inversión de alrededor de 3,628 millones de dólares.

Los principales sectores beneficiados son manufactura avanzada, industria automotriz, energía y siderúrgica. Además, 44% de las empresas de donde proviene la IED son de Estados Unido, 8% de Corea del Sur, el resto deriva de Argentina, Japón, Alemania, el Reino Unido, Australia, Turquía y China.

Entorno complejo

El desempeño de la economía estadounidense avanza a paso firme, lo que representa una buena noticia para la economía mexicana y, en particular, para Nuevo León, afirmó Puente Segura.

Sin embargo, el inconveniente es el incremento hecho por el Sistema de la Reserva Federal de los Estados Unidos y el temor de no lograr una renegociación favorable, así como el encarecimiento en los energéticos que “continuará afectando negativamente el balance de riesgos de la economía mexicana”, alertó Puente Segura

“La junta de la Reserva Federal de los Estados Unidos llevó a cabo en diciembre del 2017 un aumento de 0.25% puntos de la tasa de referencia; esto de alguna manera ya está contemplado en el actual tipo de cambio y por eso ha  estado presionado”, aseguró.

Lo anterior se debe a que cada vez que el Sistema de la Reserva Federal sube esta tasa, existen dólares que regresan a su país, pues ofrecen un rendimiento más alto en una divisa fuerte.

maria.flores@eleconomista.mx