Monterrey, NL. El saldo de la deuda y obligaciones sobre los Ingresos de Libre Disposición (ILD) ha disminuido en Nuevo León. En el 2015, la administración de Jaime Rodríguez Calderón (terminó al cierre del 2017 y actualmente rige un gobierno interino) recibió este indicador en 140.2%, y para este año se estima que será de 121.4 por ciento.

Por monto, la deuda a largo plazo aumentaría de 46,567 millones de pesos a 50,977 millones de pesos en el periodo de análisis, mientras los ILD, de 33,207 a 41,977 millones, según información de la Secretaría de Finanzas y Tesorería General del Estado.

Con estos datos se observa una tasa de crecimiento de 9.5% para la primera variable, y de 26.4% para la segunda, es decir, ambos indicadores registrarían incrementos, pero el de ILD a mayor ritmo.

“La ciudadanía se pregunta por qué más endeudamiento, la única opción que tiene el estado para invertir está limitada al financiamiento, hay que recordar que el estado padece un déficit financiero importante”, comentó Carlos Garza Ibarra, secretario de Finanzas y Tesorero General.

Con el déficit, dijo, faltan recursos para operar y no se puede invertir; de ahí que la única opción sea recurrir a la deuda pública, salvo algunos apoyos que ha entregado el gobierno federal para obras, a través del Fondo Metropolitano o la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Para cumplir con la meta de inversión pública de 10,000 millones de pesos anuales, la opción es el financiamiento bajo las normas de la Ley de Disciplina Financiera.

“Uno puede estar solicitando más financiamiento si los ingresos están creciendo, lo cual te mantiene en una buena dinámica y en una buena razón financiera; anteriormente el saldo de la deuda era muy superior a los Ingresos de Libre Disposición”, señaló el funcionario.

El coeficiente de deuda-ILD ascendería de 117.3% en el 2016 a 121.4% en el 2018, diferencia que se explica por la eliminación de la Tenencia que representaba 2,000 millones de pesos.

A este gobierno le dejaron un problema de deuda muy fuerte, “han logrado contener la deuda y solventar la parte de ingresos disponibles, por ejemplo, en este año ya no se tiene el ingreso de la Tenencia”, explicó, Abel Hibert, investigador de la Universidad Metropolitana de Monterrey.

“Al incrementar sus ingresos y tener una deuda mucho más sana, esto les permite adquirir más obligaciones porque es financiable. El gobierno y la Secretaría de Finanzas han hecho una buena labor”, argumentó.

[email protected]