Oaxaca.- Integrantes de organizaciones sociales, sociedad civil, maestros y comunidad artística marcharon este día en Oaxaca y Tlaxcala para demandar paz y seguridad en el país.

En la ciudad de Oaxaca, cientos de personas y maestros se manifestaron del poniente al centro de esta capital para exigir paz y seguridad en el país.

La marcha forma parte de una convocatoria lanzada a nivel nacional por el poeta Javier Sicilia, padre de uno de los jóvenes asesinados recientemente en el estado de Morelos.

Entre los participantes se cuenta a organizaciones sociales y sindicatos como la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), quienes en Asamblea Estatal determinaron la noche de este sábado la participación representativa en esta marcha.

El contingente recorrió al menos cinco kilómetros desde el crucero ubicado frente al Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) hasta el zócalo capitalino.

Los profesores de la Sección 22 del SNTE exigieron la presentación con vida del profesor Carlos René Román Salazar, así como el esclarecimiento de varios asesinatos cometidos en contra de miembros del movimiento magisterial.

TlAXCALA

En Tlaxcala, miembros de la comunidad artística, así como académicos de la UNAM y de otras instituciones educativas, marcharon por el Centro Histórico de esta capital a favor de la paz en el país, y demandando un alto a la violencia generada por el narcotráfico.

Portando varias banderas mexicanas, y con pancartas con leyendas como "En silencio gritamos: ya basta, no más sangre", los manifestantes realizaron una caminata por céntricas calles, sin obstaculizar el transito vehicular.

Al llegar frente a Palacio de Gobierno, los manifestantes realizaron un mitin en apoyo de la marcha que partió desde Cuernavaca, Morelos, y que hoy por la tarde llegará al Zócalo del Distrito Federal.

PUEBLA

Más manifestaciones de apoyo se han convocado el fin de semana en 38 ciudades. En Puebla, cientos de personas realizaron al medio día una manifestación a la que se sumaron 80 migrantes centroamericanos, constató un corresponsal de AFP.

"También los migrantes estamos hasta la madre", decía la pancarta que portaban. El episodio más sangriento de la espiral de violencia que vive México fue la masacre en agosto de 72 migrantes de cinco países de Centro y Sudamérica en un poblado del norte del país por el cartel de Los Zetas.

Coahuila

En Saltillo, Coahuila, organizaciones de la sociedad civil realizaron la Marcha Nacional por la Paz con Justicia y Dignidad, por las principales calles; además que haber sido respaldas por la Diócesis.

El obispo Fray Raúl Vera López dijo que se sumaron a la convocatoria hecha por el escritor Javier Sicilia a una Marcha Nacional en silencio por la Paz, con Justicia y Dignidad para México.

Quienes estamos aquí, lo mismo que quienes están reunidos en otras ciudades, o quienes marchan a esta misma hora, en la ciudad de México, nos hemos convencido de que estamos cansados de vivir la impunidad, la injusticia, la desesperanza, la violencia y las muertes de una guerra que no elegimos', manifestó.

"Ttambién tenemos que buscar los caminos que conjuntamente y con la participación de todas y de todos, nos conduzcan a recuperar la honestidad, la eficacia, es decir, el óptimo funcionamiento de las instituciones públicas y privadas, de las que se sustenta la vida de la sociedad mexicana", expresó.

En Guadalajara, Jalisco, con un minuto de silencio para exigir la paz en México, se llevó a cabo hoy la Marcha Nacional por la Paz para dejar de contar muertes y lograr de nuevo la esperanza de un país con justicia y seguridad.

Cientos de jaliscienses, en su mayoría vestidos de blanco y con globos blancos, partieron del parque Agua Azul hacia la Plaza de Armas de esta ciudad, luego de caminar la avenida 16 de Septiembre, encabezados por poetas, académicos, estudiantes y ciudadanos en general exigieron un alto a la violencia.

Los manifestantes traían consigo mantas y cartelones que exigían paz y unión para un México mejor, además de los 'clones' (figuras humanas de cartón) con datos de víctimas del daño colateral por la guerra contra el crimen organizado.

SAN LUIS POTOSÍ

En San Luis Potosí, con flores blancas, velas y pancartas cientos de personas pidieron alto a la violencia en el país, protestaron en silencio por las calles del centro de San Luis Potosí.

Esta fue la primera de las dos caminatas programadas este domingo en la capital potosina, para solidarizarse con la realizada por el escritor Javier Sicilia en el Distrito Federal.

Las personas que participaron en esta caminata, que inicio poco después de las 12 del día en La Caja del Agua, vestían de blanco y portaban banderas de México con monos negros, además de cartulinas en las que se pedía el alto a la violencia, con frases como 'No más sangre'.

También entre los participantes, se pudo observar peticiones por los policías caídos, tanto de la Policía Federal, como las corporaciones estatales y municipales.

En eventos llevados a cabo en otros municipios, en Ciudad Valles también se realizo la caminata, aunque con poca convocatoria, ya que únicamente se presentaron alrededor de 50 personas, quienes caminaron de la Glorieta Hidalgo a la plaza principal del mencionado municipio.

DURANGO

En tanto, en Durango, las cuatro fuentes de la Plaza de Armas de Durango se tiñeron de rojo en símbolo a la sangre que se ha derramado de las cientos de ejecutados y de inocentes de la guerra contra el crimen organizado, esto como uno de los actos simbólicos que hicieron los activistas de la entidad en la Marcha por la Paz.

A las 11:00 horas en el Jardín de San Antonio, se reunieron alrededor de 50 personas con pancartas, lonas elaboradas para pedir en silencio un alto a la corrupción, a la impunidad, a la indolencia y al miedo.

Alrededor de unas cien personas se reunieron para gritar al sonar de las campanas de Catedral: 'no más muertos', 'México agoniza', 'queremos que esta guerra se termine ya', "no más sangre en Durango".

Los marchistas pidieron a las autoridades hacer un padrón de todos los muertos por la violencia organizada, así como un padrón de desaparecidos.

APR