Guadalajara, Jal. Jalisco tiene un rezago total de casi 270,000 viviendas, principalmente en el segmento de interés social, mismo que disminuyó su producción de 52,110 casas en el 2014 a 38,639 en el 2017.

“Tan sólo en los dos últimos años, el rezago de vivienda nueva aumentó al menos en 20,330 unidades, que sumadas a las 248,252 registradas al 2016, hacen un rezago total al 2017 de 268,582 viviendas”, señaló el presidente en Jalisco de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), Javier Pelayo Aguilar.

El dirigente del sector advirtió que “no hay señales claras de que la tendencia pueda revertirse” y destacó que mientras en el 2013 se atendía 84% de la demanda de vivienda social en el estado, en el 2017 sólo se cubrió 70 por ciento.

El presidente de la Canadevi destacó entre los principales factores del rezago el giro de la Política Nacional de Vivienda respecto a los subsidios, los cambios a las reglas de operación de los financiamientos de los organismos nacionales de vivienda, así como la reforma a la legislación local en torno a la superficie edificable de los proyectos.

“También obedece al incremento en el costo de la tierra, el incremento en el costo de los materiales y acciones municipales para desincentivar la construcción de vivienda”, puntualizó.

De acuerdo con las proyecciones “conservadoras” de Canadevi, durante el periodo 2019-2025 Jalisco enfrentará una necesidad de 393,947 viviendas a razón de 56,278 por año.

“Esta situación se complica cuando 69% de la vivienda que se necesita debe ser de tipo social con precios de hasta 450,000 pesos y considerando que 90% de ella debe producirse en la zona metropolitana de Guadalajara”, subrayó Pelayo Aguilar.

Proyección

En otro tema, el presidente de Canadevi Jalisco, dijo a El Economista que debido al incremento en el valor de la tierra y de insumos como cemento y acero, este 2018 la industria proyecta un decrecimiento de 5% en comparación con el 2017.

“En volumen de unidades colocadas, el decrecimiento podría ser de 5%, aunque, en montos de inversión, debido a que se ha promovido la vivienda más cara, yo creo que vamos a cerrar prácticamente iguales”, precisó.

Según el dirigente, debido al aumento a los insumos y al valor de los terrenos, al cierre del primer semestre de este año, el precio de la vivienda aumentó entre 8 y 12% en comparación con el mismo periodo del 2017.