Puebla, Pue. Con alrededor de 2,000 empleos perdidos durante los poco más de cuatro meses de inactividad por la pandemia de Covid-19, de los 30,000 trabajos que generaba la industria textil en el estado de Puebla, pero sin quiebra de empresas, retoma operaciones a 30% de capacidad y con la expectativa de una recuperación a un año y sin inversiones en lo que resta del 2020.

El presidente de la Cámara de la Industria Textil (Citex), delegación Puebla-Tlaxcala, Carlos Couttolenc López, explicó que será complicado el arranque de actividades trabajando de manera gradual y con turnos reducidos, pero dependerá de cada empresa y su capacidad productiva para salir adelante.

Comentó que los empleos perdidos no se podrían recuperar en estos casi cinco meses que restan del año, ya que operar a medias implica no necesitarlos y tener que hacer actividades de manera escalonada para cuidar que no haya contagios de Covid-19, lo cual, ahondó, dentro de la industria textil sí funciona porque hay una distancia importante entre una persona y otra.

Sobre inversiones, consideró que quienes pensaban ampliar maquinaria o renovarla lo dejarán para principios del 2021, cuando hayan analizado cómo van en la recuperación económica, pero la expectativa sería después del primer trimestre, porque pudiera haber un rebrote de Covid-19.

Carlos Couttolenc dijo que las fábricas estarán sujetas a que haya demanda de telas y de prendas por parte de las tiendas departamentales y de autoservicio, que también han comenzado con la apertura, las cuales requieren productos de temporada de manera obligada.

Señaló que durante la contingencia hubo empresas que hicieron la reconversión para producir materiales para el sector salud como cubrebocas, batas y sabanas, con lo cual subsistieron mientras esperaban a que se diera esta reactivación general.

Oportunidad de exportación

Además, la industria textil poblana ve oportunidades para exportar ese tipo de insumos médicos por la demanda que hay en tanto no se tenga una vacuna contra el Covid-19, aunque está sujeto a las normas sanitarias y certificados que imponen los países como Estados Unidos.

“Lo rescatable es que de las 10 empresas afiliadas que se consideraba que quebrarían por fortuna no pasó y supieron soportar la inactividad de estos meses, aunque enfrentan deudas que deben ir sacando en lo que resta del año, pero dependemos del consumo en general”, manifestó el presidente de la Citex.

estados@eleconomista.mx