El Conservatorio de la Cultura Gastronómica Queretana promueve que en los restaurantes de la ciudad se incluyan tres platillos queretanos y el proveedurismo local, esto con la finalidad de difundir la cocina de la entidad, destacó María Elena Vázquez Lugo, integrante del Conservatorio.

Dentro de las acciones está lograr que la cocina queretana esté presente en cada restaurante, dentro de un proyecto que se denomina Rincón de los Sabores Queretanos , explicó.

Los restaurantes pueden ser de cocina internacional o nacional, pues se pretende que en sus cartas tengan dos o tres platillos de comida queretana. Deben ser las recetas originales, no con los estilos de cada restaurante, porque debe haber una estandarización.

Se pretende que Querétaro tenga una identidad gastronómica , expresó.

Turismo

Vázquez Lugo afirmó que con este proyecto el primer beneficio sería generar turismo gastronómico para el estado, que cuenta con una riqueza de recetas. Hay como unos 10 restaurantes que ya manejan el Rincón de los Sabores Queretanos. Estamos trabajando incluso con varios hoteles , aseguró.

Dentro de este círculo, añadió, uno de los compromisos es que se consuman productos queretanos como el conejo, amaranto, quesos, el chilcuague, tantarrias, miel de maguey, garambullo, zarzamora, entre otros alimentos.

La importancia es que se consuma todo lo que sea local, para que los beneficios se queden en la entidad a través del proveedurismo.

Catálogo

El Conservatorio actualmente elabora un catálogo de proveedores locales: Queremos sumar a los que quieran trabajar por el bien común de los productores queretanos , refirió Vázquez Lugo.

La importancia es reactivar la economía y producción de cada uno de ellos que se encuentran en diversas comunidades.

Actualmente, tenemos alrededor de 20 productores en nuestro catálogo. Estamos cuidando que tengan las normas de higiene porque algunos restaurantes tenemos el Distintivo H , planteó.

Por ejemplo, en la Sierra Gorda se produce el orégano con un sabor y calidad que no tiene comparación con otros del país, incluso del extranjero. También están los productores de queso de vaca, oveja y cabra, que son elaborados de manera artesanal. Buscamos que no sean productos industrializados y que sean naturales , acotó la restaurantera.

Aclaró que no pueden exigir que sean orgánicos, pero sí que sean limpios, sin químicos ni fertilizantes, para generar una cultura gastronomía sana.

elvia.buenrostro@eleconomista.mx