Guadalajara, Jal. El Acuerdo del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) publicado el pasado 15 de mayo, que prioriza el uso de combustibles fósiles sobre las energías sustentables, contraviene la Alianza de Gobernadores Mexicanos por el Clima que signaron todos los mandatarios del país el pasado 21 de febrero en Baja California Sur.

Así lo afirmó el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, al término de la reunión de este viernes en Parras, Coahuila, en la que también participaron los mandatarios de esa entidad, así como de Nuevo León, Tamaulipas, Durango, Michoacán y Colima.

Alfaro Ramírez destacó que el cambio en la política energética del gobierno federal contraviene además, las metas ambientales incluidas en la Ley General de Cambio Climático.

“Es decir, que esas metas están incluidas en nuestra legislación y en ese sentido, lo que consideramos es que mantener vigente este Acuerdo (de Cenace), es una manera de incumplir un compromiso internacional.

El mandatario jalisciense destacó que solo en Jalisco, el Acuerdo pone en riesgo inversiones por 1,000 millones de dólares en proyectos para generar energía eólica y solar.

“Más allá del tema de la inversión que es sin duda, importante…es un tema de cumplir los compromisos ambientales que tenemos con el mundo”, subrayó Enrique Alfaro, tras señalar que hace unos meses, Jalisco canceló el proyecto de construcción de una planta termoeléctrica de “cientos de millones de pesos” precisamente para no seguir generando fuentes de energía altamente contaminantes.

El gobernador de Jalisco se pronunció porque se castiguen las irregularidades y la corrupción.

“Que si hay un contrato irregular, pues que se investigue y se actúe con todo el peso de la ley, pero que eso no sea una justificación para cancelar el futuro de nuestro país”, puntualizó.

Sostuvo que el gobierno federal mintió al justificar un primer Acuerdo el pasado 29 de abril, como una medida para garantizar el abasto de energía eléctrica a los mexicanos en el marco de la pandemia por Covid-19.

“Detrás del planteamiento que ha hecho el gobierno federal, lo que ha habido es mentira tras mentira… Lo que se está buscando por parte del gobierno federal, es qué hacer con el combustóleo que tienen almacenado y que les está costando muchísimo dinero porque es de bajísima calidad que ya no cumple con las normas ni siquiera para ser utilizado en los buques que se lo compraban a Pemex”, indicó.