Puebla, Pue. La empresa Hidroeléctrica Gaya volvió a solicitar la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) y una consulta pública para construir una planta generadora en el municipio de Zacapoaxtla, al norte del estado de Puebla, con la cual prevé producir 12 megawatts y cuyo costo es de 300 millones de pesos.

Lo anterior fue publicado en la Gaceta Ecológica de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), del pasado 27 de julio, donde se detalló que la firma inició el día 20 del mismo mes dicha consulta con los habitantes, quienes desde hace tres años mantienen su negativa ante este proyecto.

A finales del mes pasado, Gaya inició por tercera ocasión todo el proceso para obtener la MIA del proyecto con clave 21PU2016E0036, que consiste en la preparación, construcción y operación de una planta hidroeléctrica a pequeña escala en la localidad referida.

De la primera consulta, llevada a cabo el 15 de marzo pasado, no se dieron a conocer los resultados, pero la Semarnat determinó, por segunda ocasión en mayo pasado, que el proyecto no aplicaba.

La Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental vigilará este proyecto y las opiniones que emanen del mismo por parte de los pobladores en aquel municipio.

Fijan plazo

De acuerdo con la dependencia federal, la consulta tendrá como fecha límite hasta el 17 de agosto del 2016, con la finalidad de que cualquier interesado en el tema pueda proponer medidas de prevención y mitigación adicionales o, en su defecto, hacer observaciones o propuestas.

Gaya pretende edificar la hidroeléctrica en los márgenes del río Apulco en la parte norte, la cual también afectaría al Pueblo Mágico de Cuetzalan.

La hidroeléctrica tendría una altura sobre cimientos de 5.5 metros y una longitud de 28.5 metros, además contará con un canal de desfogue y subestación eléctrica.

En tanto, la superficie requerida para el proyecto es de 31,000 metros cuadrados, de los cuales 30,000 presentan vegetación de tipo bosque mesófilo de montaña que requiere ser removida.

Respecto de la duración del proyecto, se estima en 58 años, tiempo que se distribuirá en cuatro etapas: la primera, en planificación y desarrollo de ingeniería conceptual (dos años); estudios técnicos y gestión de permisos (tres años); en preparación del sitio de construcción (tres años); operación y mantenimiento de la hidroeléctrica (50 años).

La energía generada sería entregada a la Comisión Federal de Electricidad para su transmisión y distribución con base en la Estrategia Nacional de Energía 2013–2017.

Rechazo de habitantes

Los pobladores de San Juan Tahitic, Zacapoaxtla, juntaron 300 firmas para ratificar su oposición al proyecto de la firma Gaya, pues aseguran que el daño al medio ambiente sería irreversible. Esto debido a que se removerían 60 hectáreas de vegetación alrededor del río Apulco, además de que se desviaría el cauce total del río, dañando el bosque mesófilo, del que sólo queda 1.5 por ciento en todo el territorio nacional.

Esta negativa por parte de los pobladores de Tahitic se ha mantenido desde hace tres años, ya que el 2013 fue el año en que dicha empresa impulsó el proyecto.

Al contrario, Gaya afirma que lo propuesto en el Proyecto Hidroeléctrica Gaya es totalmente sustentable, compatible y justificable .

miguel.hernandez@eleconomista.mx