El gobierno del Distrito Federal (GDF) dio marcha atrás a su empeño de organizar la FIT Mexico City, la cual, según se anunció a principios de año, relevaría a la Feria Internacional de Turismo de las Américas (FITA), que se realiza desde el 2010.

El secretario de Turismo capitalino, Carlos Mackinlay, explicó que debido a que la empresa Global Trade –dueña de la FITA- realizará su evento en septiembre, la FIT Mexico City -planeada para noviembre- fungiría como una segunda feria turística con un mes de separación.

Esto -platicó- preocupó a empresarios y gobiernos estatales, mismos que presionaron para que se solucionara la polémica.

LOS ANTECEDENTES

En enero pasado, el entonces secretario de Turismo del DF, Alejandro Rojas, anunció la desaparición de la FITA para dar paso a la nueva la FIT Mexico City, la cual tendría diferente sede, nombre y fecha de realización.

Lo anterior, con el argumento de que, tras consultarlo con la industria turística y con el sustento de un estudio de mercado elaborado por una empresa española de marketing –Inerzia-, se había llegado a la resolución de que así se atraería a más compradores.

Sin embargo, Juan Carlos Hinojosa, dueño de Global Trade y propietario de la FITA, dijo a este diario que el gobierno capitalino no era el dueño del evento, sino él, por lo que seguiría realizando la FITA sin ninguna modificación.

En cambio, Alejandro Rojas aseguró en esa ocasión a El Economista que Hinojosa no poseía potestad alguna sobre el evento y que incurría en una ilegalidad al asegurar lo contrario.

EL DF SE PRECIPITÓ

En entrevista, Carlos Mackinlay declaró que tras platicar con Global Trade se llegó a un acuerdo para que Juan Carlos Hinojosa –a quien ratificó como verdadero dueño del evento- continúe realizando la FITA, siempre y cuando haya disposición a modificaciones futuras.

Así, el DF aportará 10 millones de pesos para continuar con el esquema de apoyo que se había dado a la FITA en el 2010 y el 2011, toda vez que en ambos años el gobierno aportó en total alrededor de 45 millones.

Añadió que el factor del tiempo hacía inviable la posibilidad de organizar una feria completamente nueva y que el evento como tal continuará mientras la empresa quiera seguir organizándolo.

Mackinlay acotó que tras recibir en marzo la Secretaría, encontró a un empresariado dividido entre los que acudirían a cada una de las ferias.

Esto, dijo, no le haría bien a ninguna parte, por lo que se acordó también que en esta edición de la FITA se presente una radiografía del evento y sobre ella hacerle cambios para mejorar la afluencia.

[email protected]