Durante julio, el mercado laboral en la mitad de las entidades federativas del país presentó signos de recuperación en medio de la crisis económica y sanitaria que se vive en México por el Covid-19.

De acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, 16 estados generaron empleos formales en julio pasado, el segundo mes tras concluir la jornada nacional de sana distancia.

Sin embargo, no todas las entidades comenzaron a reactivar sus actividades no esenciales al inicio de junio, unas lo hicieron en el transcurso de dicho mes y otras, a lo largo de julio (abril y mayo fueron de total confinamiento).

Además, a la reapertura de los sectores económicos se impuso una restricción en capacidad u operatividad (dependiendo la rama, el rango es de 30 a 60%). Por ende, la reactivación laboral avanzó a diferente ritmo en cada estado.

Así, de las 16 entidades que crearon trabajos formales, el top 5 se integró por Chihuahua (13,960 nuevos trabajadores asegurados en el IMSS), Baja California (7,572), Coahuila (6,643), Tamaulipas (5,416) y Nuevo León (4,225).

Estos resultados manifiestan que la región con mayor dinamismo post confinamiento es la frontera norte, cuya recuperación se basa principalmente en la relación comercial con Estados Unidos (comenzó a reabrir sus industrias antes que México, las cuales demandan insumos a las entidades fronterizas), la implementación de programas de reactivación e incentivos fiscales por parte de los gobiernos locales y las fortalezas que brinda la zona libre (aumento al doble del salario mínimo, reducción del IVA a 8% y del ISR a 20% y homologación de los precios de combustibles).

Los otros estados que generaron empleos en julio fueron Guanajuato (3,574 puestos), Nayarit (1,261), Zacatecas (982), Sinaloa (923), Guerrero (893), Tabasco (831), Chiapas (345), Puebla (189), Baja California Sur (114), Colima (26) y San Luis Potosí (23).

No obstante, la generación de trabajos formales de las 16 entidades referidas no fue suficiente para evitar que a nivel nacional se despidieran a 3,907 personas durante el séptimo mes del 2020 (aunque bajó el ritmo de pérdidas: en junio la merma fue de 83,311 empleos, en mayo de 344,526 y en abril de 555,247).

La pérdida de empleos en México se debe en gran medida a que sus principales motores económicos no encienden, cuyos programas de reactivación aún no dan señales de mejora en el ámbito laboral.

Las mayores destrucciones de asegurados en el IMSS fueron en Jalisco (13,130), Ciudad de México (6,217), Yucatán (4,880), Veracruz (4,484), Campeche (3,823), Morelos (3,523) e Hidalgo (2,868).

Les siguieron Quintana Roo (2,599), Michoacán (2,567), Oaxaca (2,331), Sonora (1,595) y Estado de México (1,018).

La capital del país, el Estado de México y Jalisco son las entidades con más trabajadores asegurados, que a julio suman un stock de 6.6 millones de personas, cifra que representa 33.7% del total nacional. Asimismo, estos territorios concentran 32.3% del PIB de México.

Transporte público de la CDMX registra pérdidas por 2,000 mdp

Por la pandemia de Covid-19 bajó la afluencia de pasajeros en el sistema de transporte público de la Ciudad de México, por lo que se han perdido más de 2,000 millones de pesos anuales, informó la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo. Aunque reconoció que es positivo que haya menor movilidad de personas para que no se propague el nuevo coronavirus, precisó que se están reduciendo los ingresos de la urbe, esto porque hay menor flujo de pasajeros en el Metro, Metrobús, Tren Ligero, así como en las líneas de Trolebuses. De acuerdo con el informe enero-junio 2020 de la Secretaría de Administración y Finanzas, los Ingresos Propios del Sector Paraestatal No Financiero sumaron 7,320 millones de pesos, cifra 12% por debajo de la meta prevista en el calendario de la Ley de Ingresos de este año de la capital.

[email protected]