Si bien en el país la generación de empleo formal desaceleró, a nivel local se presentó una buena noticia en materia laboral: los estados petroleros con mayor dependencia petrolera crearon trabajos tras la crisis del sector.

Campeche y Tabasco, entidades donde la minería petrolera ostenta mayor participación en su Producto Interno Bruto, 79.7 y 52.4%, respectivamente, mejoraron su mercado laboral en la primera mitad del año, particularmente la economía campechana, debido, según especialistas, a la apuesta por la diversificación económica.

De acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, en el primer semestre del 2019, Campeche adhirió 4,390 personas al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), mientras en igual periodo del 2018 creó 2,513 trabajos; entre el 2014 y el 2017 se presentaron pérdidas de plazas.

En Tabasco, en los primeros seis meses del 2018 se mostró un detrimento de 2,386 plazas aseguradas en el IMSS, situación que proviene desde el 2015; ya para igual lapso de este 2019 se generaron 601 puestos, cifra positiva que aún no compensa las pérdidas de años anteriores.

Cabe recordar que estas dos entidades sufrieron por los bajos precios del petróleo y la disminución de la producción de hidrocarburos, escenario que comenzó a mediados del 2014.

Para el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), José Luis de la Cruz Gallegos, las dos entidades mostraran este dinamismo porque se están recuperando después de que fueron afectadas por la crisis que tuvo el sector petrolero en las administraciones federales pasadas.

“Estas dos entidades en los sexenios federales pasados presentaron afectaciones en la generación de empleo y en sus economías por su inevitable dependencia al petróleo”, explicó.

En ese sentido, el especialista afirmó que dicho comportamiento laboral derivó de dos estrategias diferentes, “por un lado, Campeche ha optado por dejar atrás la dependencia total al sector petrolero y está apostando por la diversificación económica, mientras que Tabasco se ha visto beneficiado por el gobierno federal, el cual ha instalado programas de recuperación y desarrollo económico”.

Campeche, puntualizó el director del IDIC, está efectuando un esfuerzo, tanto su gobierno estatal e Iniciativa Privada van por el camino de la diversificación económica, donde se busca que sectores como comercio, manufactura y construcción tengan una mayor participación.

“La generación de empleo formal que se está dando en Campeche parte de que están desarrollando diversas actividades económicas, como construcción, turismo, y servicios. Esto se debe a que la entidad aprendió la lección de que el sector petrolero no basta para ser el sostén de una economía y menos aún si en los últimos años hay una crisis en el sector y en los precios”, acotó.

Infraestructura y apoyo federal

Héctor Magaña Rodríguez, coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, recordó que “con todo y cancelación de las Zonas Económicas Especiales al inicio de la actual administración federal (de las siete, dos se ubicaban en Dos Bocas y Seybaplaya), el resultado de este primer semestre nos está indicando que Campeche sigue apostando por la diversificación y que tienen muy claro el objetivo de lograr un desarrollo económico, se debe reconocer que siguen apoyando a los emprendedores y a los pequeños y medianos empresarios”.

Añadió que en este año la entidad está desarrollando infraestructura, como el puente vehicular La Unidad, que conecta Ciudad del Carmen con la isla Aguada: “El hecho que estén generando obras es para hacerle saber a la comunidad internacional que la entidad cuenta con vías de comunicación óptimas, por lo mismo es ideal para que las empresas lleguen e inviertan”.

Por otro lado, De la Cruz Gallegos aseveró que Tabasco fue la entidad más afectada por la crisis petrolera y este año ha tenido prioridad en la agenda del gobierno federal para recuperarse.

“Es una aceleración positiva la que presentó Tabasco en este semestre en comparación con la caída pasada, donde se perdieron muchos trabajos por la crisis petrolera, la generación de empleos este año rompe la tendencia, esto se asocia a que el gobierno federal está apostando por el proyecto de la refinería de Dos Bocas”, manifestó.

“Se debe reconocer que la apuesta del gobierno federal está evitando la caída del empleo y contribuye a una generación positiva, pero todavía marginal en la entidad”, indicó.

El coordinador del CIEN señaló que los empleos formales creados en Tabasco se deben a los ramos de la construcción y energético, promovidos por la administración que encabeza Andrés Manuel López Obrador.

“Para que una entidad crezca económicamente es fundamental el apoyo del gobierno federal y este año Tabasco está siendo apoyado en términos de recursos federales y de desarrollo de infraestructura”, manifestó.

“Se están generando empleos en el sector de la construcción porque ya están comenzados los preparativos para el desarrollo de la refinería de Dos Bocas, y están contratando personal relacionado con la industria petrolera”, refirió.

Magaña Rodríguez comentó que el gobierno local está desarrollando infraestructura para la llegada de inversionistas petroleros, pero también para aquellos que pertenecen al sector turismo. Recientemente se anunció que para el segundo semestre del 2019 iniciará un programa de reconstrucción y mantenimiento de vías de comunicación en todo el estado, cuya inversión ascenderá a 800 millones de pesos.

“Recordemos que el gobierno federal, además de efectuar la refinería de Dos Bocas, también está apostando por el desarrollo del Tren Maya, y ya han comenzado algunos preparativos”, dijo de José Luis de la Cruz.

Región centro, con el peor resultado en el mercado laboral de México

Querétaro, Qro. Durante el primer semestre del año, el número de empleos generados por la industria de la construcción cayó 5% anual en la región centro, conformada por los estados de la capital del país: Estado de México, Querétaro, Puebla, Hidalgo, Morelos y Tlaxcala.

Según trabajadores asegurados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), las siete entidades registran 528,576 empleos al cierre de junio del 2019, que representa una baja de 27,974 plazas en relación con el mismo periodo del 2018, cuando la cifra ascendió a 556,550 trabajos, de acuerdo con el Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

Entre los siete estados, tres reportaron indicadores positivos: Tlaxcala, donde el empleo en la industria aumentó 12.4%; Querétaro, 5.6%, y Morelos, 0.7 por ciento.

Mientras las otras entidades de la región reportaron caídas: Ciudad de México, con 8.7%; Estado de México, con 4.5%; Puebla, con 4.3%, e Hidalgo, con 1.4 por ciento.

Entre las cinco regiones consideradas en el estudio, el descenso más pronunciado se mostró en la región centro (-5.0%); le siguió centro-occidente (-1.0 por ciento). Los crecimientos se dieron en sur-sureste (4.9%), noreste (1.3%) y noroeste (0.2 por ciento).

En el país, el número de trabajadores asegurados en el IMSS ascendió a 1 millón 643,956 personas en esta industria a junio, número que reportó un descenso de 0.9% en relación con 1 millón 659,771 empleos reportados en el mismo periodo del 2018, es decir, una pérdida de 15,815 trabajos.

A nivel nacional, los estados con mayor contribución al mercado laboral de la construcción, al cierre de la primera mitad del año, son Ciudad de México, Nuevo León, Jalisco, Estado de México y Guanajuato, al representar  748,285 empleos, es decir, 45.5% del total.

El reto

El primer semestre del año fue un escenario complejo para la industria que se tradujo en que las constructoras locales hayan operado a 50% de su capacidad, indicó el presidente de la CMIC en Querétaro, Álvaro Ugalde Ríos.

Mantener las plantillas laborales básicas se encuentra entre los objetivos de las empresas constructoras, especialmente de las de menor dimensión.

A nivel local, señaló Ugalde Ríos, no se tienen reportes de constructoras que hayan cerrado operaciones; sin embargo, refirió que es una situación que ha comenzado a percibirse en otras entidades de la República.

Aseveró que la primera parte del año se caracterizó por una contracción en la inversión para obra pública. (Viviana Estrella)

[email protected]