En los últimos cuatro años, el mercado laboral de los estados petroleros se ha deteriorado por los niveles bajos de precios del crudo y la disminución de la plataforma del hidrocarburo.

Al cierre de diciembre del 2016, en comparación con igual periodo del 2012, las únicas entidades federativas que registraron un aumento en su tasa de desocupación fueron Campeche (de 2.09 a 3.97% de la Población Económicamente Activa, PEA), Tabasco (de 5.74 a 7.61%), Veracruz (de 2.50 a 3.51%) y Chiapas (2.48 a 2.80%), de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Estos territorios forman parte de los nueve estados que concentran el Producto Interno Bruto (PIB) de minería petrolera en el país; los mayores pesos corresponden a Campeche (55.3% del total), Tabasco (31.3%), Veracruz (5.5%), Tamaulipas (3.7%), Chiapas (1.7%) y Nuevo León (1.0 por ciento).

Al otro extremo, las entidades que presentaron las mayores disminuciones en materia de desempleo fueron Chihuahua (de 5.60% de la PEA en el 2012 a 2.37% en el 2016), Zacatecas (de 5.39 a 2.13%) y Baja California (de 5.78 a 2.24 por ciento).

El analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Kristobal Meléndez, explicó que los mayores aumentos en las tasas de los estados corresponden a que muchas actividades dependen de la actividad petrolera, por lo que se trata de obra muy especializada.

En el caso de descensos en desempleo, dijo, se trata de estados fronterizos pero que no son tan especializados, son más por manufactura en la cual utilizan mayor cantidad de mano de obra que es un poco menos especializada.

Además, a tres estados petroleros se suma la pérdida de empleo formal en el 2016: Tabasco (14,154 plazas aseguradas en el Instituto Mexicano del Seguro Social, (IMSS), Veracruz (16,132) y Campeche (20,060).

La creación de trabajo formal en Chiapas desaceleró de 6,671 lugares en el 2012 a 2,927 en el 2016; es decir, una reducción de 56.1 por ciento.

Comparativo anual

Al comparar la tasa de desempleo al cierre del 2015, cinco entidades federativas registraron un aumento en su desocupación; de los estados antes mencionados sólo repite Campeche y Tabasco, mientras que los nuevos integrantes fueron Nuevo León, Querétaro y Quintana Roo.

Al respecto, el coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey (CIEN), Héctor Magaña, refirió que este incremento en las tasas de desempleo está relacionado con la desaceleración de la actividad industrial; hay estados que tienen una participación importante a nivel nacional como Campeche, y al haber una variación nula en esta actividad durante los 11 meses del 2016, repercute en las fuentes laborales de las entidades que tienen una relación estrecha con ésta.

Kristobal Meléndez manifestó que en el caso de algunos estados como Nuevo León, hay un aumento (en la tasa de desocupación) porque hay una disminución de la inversión extranjera directa; por el efecto Trump se dice que el Tratado de Libre Comercio (de América del Norte) se va a renegociar, entonces ya no es una entidad estratégica para captar inversión, en ese sentido ha venido un incremento en el desempleo de esa entidad .

En el otro extremo, Zacatecas, Tlaxcala y Sinaloa fueron los territorios que exhibieron una disminución en la tasa de desempleo.

Cifras del 2016

Al cierre del año pasado, las tasas de desocupación más altas se presentaron en Tabasco (7.61%), Estado de México (4.83%), Querétaro (4.69%), Ciudad de México (4.30%) y Nuevo Léon (4.21 por ciento).

En el caso del Estado de México, Héctor Magaña destacó que si bien los servicios han sido la punta de lanza del crecimiento económico, algunas actividades sí han tenido una moderación en su comportamiento, sobre todo la parte del comercio se ha venido ajustando: ya no ha avanzado a una manera tan rápida como lo hizo en años anteriores y esto también lleva a hacer ajustes en la cantidad del personal ocupado.

Agregó que el comercio es una de las actividades que tiene una mayor tasa de subocupación; es decir, que muchas personas están saliendo y entrando de estas entidades para incrementar sus ingresos en este tipo de actividades; entonces, ante los cambios en esta actividad terciaria también se ven reflejados en los niveles de ocupación.

Las tasas de desocupación más bajas se mostraron en Yucatán (1.88%), Oaxaca (1.77%) y Guerrero (1.69%), aunque la informalidad de estos estados rebasa el nivel de 60% de la población ocupada; de hecho, la economía oaxaqueña ostenta la relación más alta del país.

El coordinador del CIEN destacó que la tasa de informalidad en estos estados es relativamente superior comparada con otras entidades, de hecho, unas de ellas se encuentran por encima de la media nacional y esto sin duda impacta los niveles de ocupación. Ahora también Guerrero y Oaxaca tiene problemas coyunturales propios, tanto de inseguridad como de corrupción, y esto ha obligado también a las personas que están en esta entidad a emigrar hacia estas zonas donde haya una situación más estable, más adecuada para sustentar una fuente de trabajo .

[email protected]