Cancún, QR. Se presentaron los resultados del estudio “Impacto de la Contaminación por Plástico en Áreas Naturales Protegidas Naturales”, elaborado por Greenpeace y la UNAM, los cuales arrojaron que el Caribe mexicano presenta alta presencia de polímeros sintéticos en sus zonas arrecifales.

También se expone que el número elevado de desechos plásticos en el fondo marino, quizá tenga relación directa con las actividades de los cruceros. Al respecto, sugieren efectuar una verificación normativa de lo que estas embarcaciones y sus actividades tienen permitido realizar y en qué medida, eso cuenta con vigilancia.

La investigación se centró en evaluar ocho Áreas Naturales Protegidas (ANP) pertenecientes al Caribe mexicano y el Golfo de México; en todas se encontraron desechos plásticos: 815 piezas plásticas en total. En la superficie del agua se hallaron 664 piezas con un promedio de 83 plásticos flotando por cada 40 kilómetros cuadrados.

Puerto Morelos, a 15 minutos de Cancún, fue el sitio con el promedio más alto y la zona de Cancún-Isla Mujeres-Punta Nizuc fue el más bajo, refieren las conclusiones del estudio.

Al analizar la basura detectada en el fondo de los arrecifes visitados, se registró un total de 151 piezas plásticas con un promedio general de 0.63 piezas por cada 180 metros cuadrados, Puerto Morelos y Veracruz tuvieron un promedio superior al resto con una pieza por cada 180 metros cuadrados, mientras que Xcalak e Isla Contoy presentaron los valores promedio más bajos: menos de una pieza por cada 180 metros cuadrados.

De tres sitios ubicados afuera de las ANP, pero con mucha influencia en el polígono de protección, se obtuvieron valores elevados de presencia de basura en el fondo y juntos tuvieron cerca del doble de desechos plásticos que los sitios dentro del polígono de protección.

“Lo anterior deja claro que la función de las ANP impone una condición importante para el cuidado y conservación de los sitios, pues en este caso, algunas de las piezas se pudieron identificar como plástico proveniente de actividades turísticas locales. No obstante, como se mencionó antes, éstos sitios están cerca de la parte protegida, así que su riesgo es parecido o igual a que estuvieran dentro del polígono, debido a que algunas de las piezas tienen la capacidad de ser transportadas hacia sitios aledaños”, se lee en el estudio.

Además, estos sitios se ubican junto a dos de los muelles para cruceros más grandes del Caribe mexicano (Cozumel y Mahahual).

El análisis realizado para diferenciar el plástico encontrado en el fondo arrojó que 59% de las piezas plásticas, se hallaron en el sustrato del arrecife y el resto flotando en la columna de agua.

Dicho hallazgo sugiere que las piezas plásticas tienen alguna interacción física con el fondo arrecifal, pudiendo tener implicaciones negativas para el crecimiento y función de los organismos que habitan éstos ecosistemas, como los corales que, por una parte, pueden ser fragmentados y lacerados por las piezas plásticas, y por la otra, pueden ingerir partículas microplásticas resultado de la fragmentación de piezas más grandes, según establece el estudio.

Asimismo, mencionan que PepsiCo y Coca-Cola lideraron a las empresas de origen de los productos plásticos encontrados en el mar.

estados@eleconomista.mx