En los primeros meses de este 2019, la frontera norte fue la región del país más dinámica en manufactura debido a los incentivos fiscales que otorgó el gobierno federal a la franja, mientras el Bajío, que en años anteriores mostró el mayor crecimiento económico e industrial, presentó un resultado negativo.

Especialistas coincidieron en que se están generando brechas regionales y esto se debe principalmente a que la administración federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador ha apostado por el desarrollo económico en determinadas entidades de México.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en el primer cuatrimestre de año en curso, el valor de la producción manufacturera de la frontera norte aumentó 5.7% a tasa anual real, el mayor nivel nacional.

Este resultado derivó del comportamiento de sus integrantes: Baja California (incremento de 17.7%; primer lugar en el país), Coahuila (7.2%; tercero), Nuevo León (5.1%; quinto), Chihuahua (3.6%; sexto) y Sonora (3.2%; octavo); sólo Tamaulipas exhibió una caída en su industria manufacturera (5.8 por ciento).

Para José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), que la frontera norte esté presentando esta dinámica se debe a los incentivos fiscales que implementó el gobierno federal y también a que las administraciones estatales han apostado por políticas públicas que favorezcan las actividades manufactureras.

Este año por decreto federal se creó la zona libre en la franja fronteriza del norte, la cual ofrece la disminución del Impuesto al Valor Agregado a 8% y el Impuesto sobre la Renta a 20% desde el primer día del 2019; otros beneficios son el aumento al doble del salario mínimo (176.72 pesos) y la homologación de los precios de los combustibles con Estados Unidos.

El director del IDIC destacó que es muy importante que exista una buena comunicación entre la autoridad federal y estatal para que se dé un desarrollo económico.

“Lo que estamos viendo es que la frontera norte está siendo prioridad para la administración federal. Básicamente se reunieron diversos factores para este crecimiento. Si la situación sigue de esta forma, el norte será la región con más desarrollo económico del país”, sostuvo.

El presidente del Colegio Estatal de Economistas de Baja California, Domingo Ramos Medina, refirió que el buen desempeño de la entidad peninsular se debe a que desde años anteriores la autoridad estatal detonó la actividad económica.

“La autoridad estatal ha manejado un plan a largo plazo de desarrollo económico, donde se buscó atraer empresas y crear empleos. Se aprovechó la cercanía con Estados Unidos para concretar inversiones”, detalló.

Agregó que también esta cercanía con Estados Unidos permitió condiciones idóneas para las exportaciones manufactureras, a pesar de la amenaza del presidente estadounidense, Donald Trump, de imponer a aranceles a los bienes mexicanos.

“Tenemos la alianza Tijuana-San Diego, está el proyecto de zona libre, todo en conjunto ha provocado que le vaya bien a Baja California. También es la única entidad donde todos sus municipios están inscritos en la zona libre. La siguiente administración estatal tendrá que cuidar mucho todo lo logrado”, sostuvo Domingo Ramos.

Destacó que los incentivos fiscales del gobierno federal también han apoyado a que la región de la frontera norte crezca; sin embargo, expuso, este resultado fue la suma de varios factores. “También la comunicación entre las entidades federativas ha ayudado a este crecimiento”.

En relación con la disminución manufacturera en Tamaulipas, José Luis de la Cruz aseguró que el estado no ha podido desarrollarse en dicho sector por dos razones: las huelgas que hubo en Matamoros, las cuales alejaron las inversiones, y la ola de violencia que no ha parado, “se quiera o no, los empresarios toman muy en cuenta la cuestión de la seguridad para hacer llegar sus capitales”.

La otra cara de la moneda

El Bajío, región que en el último sexenio federal fue la más dinámica, es la otra cara de la moneda. En los primeros cuatro meses del 2019 mostró una disminución en el valor de producción de la industria manufacturera de 4.8% anual real, situación provocada por los descensos en San Luis Potosí (9.0%), Guanajuato (5.5 %) y Aguascalientes (5.4%); Querétaro fue la excepción, ya que mostró un crecimiento de 2.3 por ciento.

El director del IDIC afirmó que esto se debe a que no existe un plan nacional de desarrollo económico integral, “se han favorecido a determinadas entidades, dando lugar a que se creen brechas”.

“El Bajío está en esta situación porque no ha sido prioridad para el gobierno federal, no está contemplado para los planes federales, además, a lo largo del año pasó por varias situaciones difíciles, entre ellas, el desabasto de gasolina, la toma de vías férreas y la cuestión de inseguridad”, señaló.

En tanto, el especialista de la Universidad Autónoma de Querétaro, Humberto Banda, coincidió en que la apuesta de crecimiento económico es desigual, “por ello el Bajío está pasando ante dificultades”.

“Esto se avisó desde antes, que el hecho de que dieran más incentivos fiscales al norte podía provocar un éxodo de empresas y que las inversiones se detuvieran (...) Las decisiones federales han provocado un clima de incertidumbre que afecta a todos los estados”, acotó.

Es importante mencionar que ante este escenario, los gobernadores de Querétaro, Aguascalientes, San Luis Potosí, Guanajuato y Jalisco crearon la Alianza Centro-Bajío-Occidente, para potenciar en sus estados el desarrollo económico y la inversión a través de una plataforma logística.

Sobre el dato positivo en el estado de Querétaro, Banda Ortiz expresó que éste se dio porque ha fortalecido sus actividades manufactureras, ha creado diversificación en esta área (como la rama aeroespacial) y “también se ha mantenido una buena comunicación con el gobierno federal que ha ayudado a que la entidad no quede excluida para los planes de desarrollo económico (...) La relación entre autoridades estatales y federales es fundamental para que haya crecimiento económico. Si no hay un buen diálogo, existe la posibilidad de que se dé el rezago”.

Sigue el rezago

Por su parte, el sur-sureste del país continúa en el rezago manufacturero, al registrar una decrecimiento de 2.4% anual real en el valor de producción durante el periodo de análisis; únicamente Yucatán (6.4%) y Veracruz (3.4%) obtuvieron variaciones positivas, mientras Campeche (-34.8%) y Tabasco (-16.9%) presentaron las caídas más pronunciadas a nivel nacional.

Esta región es una prioridad para el gobierno de López Obrador, con los principales proyectos federales: Tren Maya y Corredor Transístmico de Tehuantepec, aunque sus efectos tardarán en permearse en los estados integrantes.

De la Cruz Gallegos enunció que la disminución en Campeche fue por “su política de diversificación económica (dejar de depender de la actividad petrolera) y el anuncio de la cancelación de las Zonas Económicas Especiales, donde la entidad participaba; ante este panorama, las inversiones se paralizaron (...) Ahora la autoridad estatal debe hacer un ejercicio para poder reestructurar sus actividades manufactureras y encontrar la forma de atraer inversiones”.

El presidente del Colegio de Economistas de Tabasco, Gildardo López Baños, refirió que el sur-sureste sigue en rezago debido a que “por mucho tiempo no hubo un plan de desarrollo integral, se favorecieron a otras entidades”.

“Para los casos de Campeche y Tabasco se apostó por el sector petrolero, dando lugar a que no se desarrollaran otras actividades económicas, incluidas las manufacturas (...) Yucatán y Veracruz han presentado dinamismo porque sus gobiernos locales son nuevos, y han dado un giro a las políticas públicas. Sus administraciones se han centrado en diversificar la economía, y en esta estrategia está el apostar por lo manufacturero”, manifestó.

[email protected]