Tres firmas de cerveza artesanal duplicaron su producción de botellas del 2011 al primer cuatrimestre del 2012 y planean mantener su ritmo de crecimiento.

Los empresarios Jorge Torales, Antonio Reséndiz y Ernesto Santos, propietarios de las cervecerías Toro, Alquimia y Josefa –respectivamente-, trabajan a marchas forzadas, porque la meta está superada , y así quieren seguir.

La bebida elaborada por los queretanos logró conquistar a más bebedores por la calidad del producto, la promoción, elaboración, distribución y comercialización, afirmó Ernesto Santos.

Van por más

La marca Toro, que el año anterior cerró con una producción de 1,800 botellas por mes y 160 puntos de venta en el país, para este año planea cerrar con 4,000 botellas al mes y 400 puntos de venta.

Jorge Torales informó que han incrementado las ventas de la cerveza y citó al distribuidor de la casa La Belga, ubicada en el DF.

Le gustó la cerveza Toro y quiere que sea de la casa, pero requiere de más volumen, se hará la inversión para trabajar con él. Para aumentar la producción compraremos más fermentadores, la inversión será en un rango de 50,000 a 80,000 pesos , explicó.

Antonio Reséndiz, productor de cerveza y empresario de la franquicia Beer Box de Querétaro, recordó que en el 2011, al mes producían 480 botellas y elevaron la cantidad a 920 botellas más cuatro barriles.

La idea es duplicar la producción (al cierre del año); en otros estados están interesados en nuestra cerveza, por ejemplo Nuevo León, ya tenemos una persona que nos contactó para ser distribuidor en todo el estado , detalló.

Aceptó que tienen un déficit de producción de 1,000 botellas, porque les están llegando nuevos clientes, estamos ahorrando para invertir en equipos. Para julio o agosto encargaremos dos fermentadores de Alemania , detalló.

La cervecería Josefa, que actualmente tiene una capacidad instalada de 6,000 litros mensuales, lo que representa 17,000 botellas, también anticipa cambios.

Nos iremos a 15,000 litros, alrededor de 43,000 o 44,000 botellas al mes. Estamos analizando cómo incrementamos el nivel de producción, compraremos más fermentadores, otra olla de cocción, para la demanda de esta cerveza , adelantó Ernesto Santos.

En lo que respecta a los puntos de venta, indicó que negocian 10 por mes y esperan que al cierre del 2012 sean 70 u 80 restaurantes con distribución de barriles y botellas.

elvia.buenrostro@eleconomista.mx