Puebla, Pue. Ante la incertidumbre económica que atraviesa el país, las revisiones de 50 contratos colectivos en los sectores autopartero y alimenticio, que en total aglutinan a 26,000 trabajadores, se detuvieron entre los directivos de esas firmas y sindicatos, debido a que no hay las condiciones para negociar.

El secretario general de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Leobardo Soto Martínez, explicó que las representaciones patronales, sobre todo autoparteras, argumentaron que están a la espera de que pongan las bases del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), con el fin de que la industria automotriz se reacomode .

Refirió que en diciembre pasado se iniciaron las pláticas de sindicatos cetemistas con sus contrapartes, en las que piden en promedio 7% de aumento salarial, pero debido a que son firmas transnacionales y vinculadas con el país vecino del norte, están preocupadas por los efectos que tendrán las nuevas medidas arancelarias del gobierno de Donald Trump para las armadoras.

Mencionó que la expectativa de sus agremiados es buscar un aumento de dos dígitos, pero la realidad es que no será posible, tomando en cuenta que en el caso de las autoparteras, su referencia para una negociación es lo acordado en Volkswagen de México en agosto del 2016, que fue (de) 4% de incremento directo .

Autoparteras piden aumento

En este contexto, puntualizó que los sindicatos de proveedoras presentaron la petición de un aumento de 5% y agregó que harán todo lo posible por lograrlo, ya que los salarios son inferiores a los de la armadora alemana.

Afirmó que cualquier decisión que tome el gobierno estadounidense repercute en México y sus sectores industriales, donde los trabajadores son los que más resienten la situación en su bolsillo.

El también diputado local del PRI comentó que alcanzar acuerdos inferiores a lo propuesto no ayudará a los trabajadores, que en el caso de las proveedoras de Volkswagen de México, acotó, deben mejorar.

El aumento propuesto, detalló, representa entre 180 y 600 pesos mensuales para los trabajadores, de acuerdo al salario que perciben en las empresas.

Puntualizó que aún están en tiempo para negociar y espera que el lunes próximo o a más tardar en las primeras dos semanas de febrero, se logren finiquitar las negociaciones, pero descartó que recurran a las huelgas, pues siempre han encontrado disposición de las empresas.

miguel.hernandez@eleconomista.mx