Puebla, Pue. Aunque la pandemia de Covid-19 ha contraído la demanda de espacios en zonas industriales, Puebla no ha buscado diversificarse para atraer empresas de otros rubros como el logístico, y sigue apostando por el sector manufacturero aún cuando no están en el mejor momento económico, consideró la consultora Solili.

El director de investigación de la firma, que evalúa trimestralmente la actividad inmobiliaria en renta de oficinas y espacio industrial de 12 ciudades del país, Pablo López Gallardo, explicó que al cierre del tercer trimestre del 2020 son notorios los efectos de la contingencia sanitaria, ya que hubo una desocupación de 12,000 metros cuadrados y sólo se demandaron 2,100 metros cuadrados.

Indicó que este panorama lo están resintiendo todos los estados con predominancia de la industria manufacturera encabezada por el sector automotriz, como es el caso de Puebla que tiene como pilares de su economía las plantas y la actividad de Volkswagen de México y Audi.

Puntualizó que la entidad no está aprovechando su cercanía con la zona logística más importante del país que es la Ciudad de México para atraer empresas de ese rubro y que podrían funcionar bien por la conectividad vía terrestre con el sur y sureste del país.

El especialista refirió que sólo hay un proyecto de construcción de 50,000 metros cuadrados y no se requieren más mientras no se retomen las actividades productivas de manera normal, que en el caso de Puebla se vieron afectadas las empresas de bienes duraderos y semiduraderos que no solicitaron más espacios industriales.

Proyectos detenidos

López Gallardo comentó que los 90,000 metros cuadros como vacantes serán suficientes para atender a las industrias que deseen ampliarse, pero que en los meses restantes del presente año no ve interés de alguna fábrica.

Aunque reconoció que sí hay proyectos en puerta que también están esperando las condiciones para desarrollarse, teniendo como zonas susceptibles Huejotzingo, cerca del Aeropuerto Internacional de Puebla y el área de Volkswagen de México, resulta necesario recobrar interés en el sector manufacturero.

No obstante, insistió que por la poca disponibilidad de terrenos, esas zonas sólo permiten crear áreas de tipo B, que ofrecen servicios básicos para albergar industrias manufactureras pequeñas y medianas. 

San José Chiapa, donde se ubica la planta de Audi, es el municipio que ofrece áreas de clase A para plantas grandes, pero su ubicación no resulta atractiva para las fábricas del sector automotriz que quieren estar cerca de Huejotzingo, donde ha venido creciendo esa industria, y por su cercanía a la autopista México-Puebla.

Confió que el próximo año haya una recuperación de todos los sectores productivos mientras que los contagios de Covid-19 disminuyan.

estados@eleconomista.mx