Guadalajara, Jal. Debido a las medidas de aislamiento social generadas por la pandemia del Covid-19, el mercado inmobiliario para el segmento de oficinas en la Zona Metropolitana de Guadalajara registrará una baja en la demanda para los próximos dos trimestres.

De acuerdo con el portal inmobiliario Solili, la pandemia ha obligado a modificar los esquemas de trabajo, por lo que el home office o trabajo en casa provocará un cambio en el mercado inmobiliario corporativo.

“Los que buscan espacio para establecerse en la ciudad con fines administrativos y que buscan espacio corporativo están viendo la eficiencia que tiene un trabajador en casa; entonces, entenderán que no es necesario contar con un espacio”, dijo a El Economista Pablo López, director de Investigación de Mercados de Solili.

Indicó que además de comprobar la productividad de los trabajadores en casa, las empresas se verán obligadas a mantener la sana distancia entre el personal, lo que requerirá mayores espacios para menos personas, por lo que habrá una contracción en la demanda de espacios de oficinas.

“La pandemia modificará toda la demanda de oficinas, sobre todo en los centros corporativos más importantes del país como son Guadalajara, Monterrey y Tijuana. Para el caso de Guadalajara, estaríamos viendo que algunas empresas que hoy ocupan grandes espacios podrían estar en un proceso de subarrendamiento dado que ya tienen contratos, y la nueva demanda que llegue para renta en Guadalajara buscará contratos mucho más flexibles”, puntualizó.

Contratos

Con relación a los contratos, López Gallardo refirió que la previsión es que las compañías buscarán contratos más flexibles, con menores meses de arrendamiento, y se decantarán por el modelo de coworking donde los contratos no sean forzosos.

“Ésta es la tendencia que vemos en el corto plazo, y con el corto plazo me refiero a que en los próximos dos trimestres estaremos viendo una disminución de la demanda en renta de espacios corporativos”, destacó el especialista.

En tanto, en la venta de espacios de oficinas, Solili prevé que si el peso se sigue depreciando los inversionistas preferirán invertirlo y eso podría generar un aumento en la compra de inmuebles corporativos. Sin embargo, el director de Investigación de Mercados afirmó que por ahora no se observa una tendencia clara en este segmento.

Con relación al sector industrial, Pablo López indicó que en el primer trimestre del año el mercado inmobiliario industrial tuvo un comportamiento sano con ligeras contracciones en tasa de vacancia, aunque dijo, nuevos proyectos siguen surgiendo.

Como resultado de la pandemia por el Covid-19, Solili estima que el sector logístico, e-commerce y la industria dedicada a actividades esenciales como el sector médico, farmacéutico y alimenticio mantendrán estable la demanda e, incluso, con un ligero repunte.

Explicó que en el segundo semestre del año el mercado podría sufrir una contracción debido a la cautela de los inversionistas que esperan estabilidad en el tipo de cambio.

estados@eleconomista.mx