Puebla, Pue. En el 2021 continuará la baja contratación de personal por parte de las industrias afiliadas a la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), no sólo porque seguirá el Impuesto Sobre Nómina (ISN) al 3% sino porque es la única forma de enfrentar la crisis por la pandemia de Covid-19.

Lo anterior dijo el presidente de ese organismo, Fernando Treviño Núñez, quien sostuvo que la automatización ha sido alternativa para sustituir mano de obra hasta 20%, donde era necesaria hace cinco años para supervisión en procesos y control de calidad.

Comentó que no bajar al 2% ese gravamen como estaba antes de 2014, lo cual puede ayudar mucho al empresario, los planes de crecimiento en mano de obra se deberán replantear y las inversiones se redireccionarán para comprar equipos que reemplacen ese trabajo en algunos procesos productivos.

El dirigente de Coparmex con más de 400 socios, refirió que el gobierno, cuando todavía estaba Antonio Gali Fayad, había ofrecido que en la Ley de Ingresos 2019 se reducía 1%, pero eso no ocurrió con el argumento de que tras una evaluación podría impactar en la captación propia.

Ante esa posición de la administración estatal, las empresas tuvieron que hacer reestructuras para hacer frente al gravamen mencionado, del cual siempre han estado en contra desde que se creó en el sexenio de Mario Marín Torres.

Mencionó que cuando invierten en la modernización implica capacitar al personal y contratar más; sin embargo, ahora cambio la perspectiva por tener a maquinas que hagan el trabajo de diez personas, y con ello bajar los gastos en salarios.

No hay condiciones

Consideró que el escenario nacional y local actual por la pandemia, no da para pensar en reclutar a más fuerza de trabajo, sino buscar mejores opciones en hacer más eficiente los procesos productivos con menos gente.

Aclaró que no han despedido personal, pero sí tienen que pensar en aumentar el trabajo con una automatización, que les implique abaratar costos hasta en un 40% a mediano plazo.

Desde su punto de vista, las autoparteras, textiles y agroindustrias son las que más recurren a la automatización, la cual han aplicado donde se deben evitar errores en fabricación que representan costos y pérdida de tiempo.

Consideró que al ser sectores importantes para la economía local requieren más apoyos y no carga fiscal, porque están en constante rotación de personal, lo cual afecta a la competitividad de las empresas.