Hasta el momento han cerrado 3,400 bares, discotecas y centros nocturnos en México a raíz de que no se les ha permitido su reapertura por la pandemia del Covid-19, con el riesgo de que otros 2,500 negocios bajen cortinas definitivamente, que implicaría la pérdida de 350,000 empleos a principios del 2021, advirtieron empresarios del ramo.

A unos días de cumplir nueve meses de afectación por la inactividad debido a la pandemia, el Consejo Directivo de la Asociación Mexicana de Bares, Discotecas y Centros Nocturnos se pronunció en desacuerdo con las medidas de reducción de horarios de los establecimientos del ramo, la suspensión del programa REABRE y puso en duda la efectividad de las medidas de reducción de horario de venta de bebidas alcohólicas tanto como la Ley Seca, ya que esto ha provocado el cierre del 40% del total de los negocios que operaban previo a la pandemia.

La industria de Bares, Discotecas y Centros Nocturnos en el país estaba compuesta por 8,500 unidades, sin embargo, a raíz del Covid-19 el sector ha sido perjudicado en tres ocasiones: el cierre en abril pasado, la inversión por 300,000 pesos que tuvieron que realizar en julio para su reapertura como restaurante y nuevamente en noviembre se enfrentan al cierre de los negocios por el rebrote de contagios.

Helking Aguilar Cárdenas, presidente del Consejo, dijo que las limitaciones que enfrenta el ramo de bares y centros nocturnos “no tienen efectos significativos en la reducción de movilidad o contagios de Covid-19 y por el contrario generan más clandestinaje, y ante la apremiante situación económica que enfrenta la industria”.

El representante de la industria solicitó una reunión inmediata con la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, para definir una agenda de apertura de los negocios, de lo contrario, advierten, habrá movilizaciones a nivel nacional.

La Asociación advirtió que de no haber respuesta para enero próximo habría movilización de esta industria a nivel nacional.

Acusó que las autoridades han tomado a los bares “como chivos expiatorios” y factores de propagación del virus en agravio de las fuentes de empleo, por lo que indicaron que la mesa de negociación no sólo debe darse en la Ciudad de México sino también en estados que cuentan con vida nocturna: Querétaro, Puebla, Cancún y Playa del Carmen en Quintana Roo, Puerto Vallarta y Zapopan en Jalisco, Monterrey en Nuevo León y Veracruz.

“Si para la primera semana de enero no tenemos una claridad en la reactivación o una fecha real de pruebas piloto, veo difícil frenar a las organizaciones de paro masivo nacional”.

Adelantó que podrían ser más de 25,000 personas que salgan a reclamar su derecho al trabajo tan sólo en la capital del país, entre bartenders, meseros, DJ, y otros.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx