Si bien el 2019 significó un año perdido para el sector de la construcción a nivel nacional, 11 entidades federativas dibujaron una tendencia distinta al mostrar tasas de crecimiento: Colima, Tlaxcala, Quintana Roo, Campeche, Veracruz, Chihuahua, Puebla, Tamaulipas Nuevo León, Durango y Guanajuato.

De acuerdo con datos del Inegi, el año pasado el valor de la construcción generado en las 32 entidades sumó 351,565 millones de pesos, que significó una caída anual de 8.1% en términos reales, la más pronunciada desde que se tiene un registro actualizado (2006).

A nivel estatal, esta disminución fue porque 21 entidades presentaron contracciones en su producción, además de que de las cinco con mayor monto (36.3% del total en conjunto), únicamente Nuevo León y Guanajuato exhibieron incrementos (el Estado de México, la capital del país y Jalisco descendieron).

Uno de los principales motivos del desplome de la construcción nacional, y que la mayoría de las entidades no pudo compensar, fue la merma en la inversión física presupuestaria en el 2019, de -11.8% anual real, que indica falta de recursos del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

De los territorios con aumentos anuales, el podio se compuso por Colima (121.3%), Tlaxcala (44.5%) y Quintana Roo (34.6 por ciento).

Por sector contratante, Colima y Tlaxcala compensaron la falta de recursos federales con propios, ya que mostraron incrementos en obra pública, de 247.6 y 3.4%, respectivamente. También estas entidades crecieron en obra privada, con variaciones de 9.6 y 147.0%, en ese orden. En ambos casos el sector público ostenta la mayor contribución en el total de su valor de producción: Colima con 73.7% y Tlaxcala con 51.1 por ciento.

En el caso de Quintana Roo, la fortaleza provino de la Iniciativa Privada (IP) —demuestra confianza de los inversionistas. El año pasado la obra pública cayó 43.2% anual en la entidad, mientras el sector privado aumentó 74.0% (aportó 85.8% de la construcción estatal).

Por tipo de obra, el principal detonante fue transporte y urbanización en Colima (alza de 317.9%) y Tlaxcala (122.0%), que corresponde a obras de transporte en ciudades y urbanización; carreteras, caminos y puentes; obras ferroviarias, e infraestructura marítima y fluvial. Para Quintana Roo fue edificación (46.1%), es decir, vivienda; edificios industriales, comerciales y de servicios; escuelas, y hospitales y clínicas.

Otro rubro que dinamizó la construcción en estas entidades fue el de otras obras, que son instalaciones en edificaciones, montaje de estructuras; trabajos de albañilería y acabados, y trabajos auxiliares para otras construcciones.

Segundo grupo

Otros ascensos importantes en el valor de la construcción en el 2019, de los 11 que hubo, fueron Campeche (34.3%), Veracruz (28.4%), Chihuahua (22.2%), Puebla (17.6%) y Tamaulipas (14.0 por ciento).

Las obras pública y privada subieron en Chihuahua y Tamaulipas (inyección de recursos locales y de la IP). En Puebla y Veracruz descendió la pública, pero incrementó la privada; en Campeche la situación fue la inversa, observándose una gran inversión pública (11,145 millones de pesos, + 36.1% anual).

Estos resultados derivaron del dinamismo de las obras de edificación en Puebla (tasa de 6.8%), Veracruz (37.8%) y Chihuahua (57.1%); de electricidad y telecomunicaciones —infraestructura para la generación y distribución de electricidad y para telecomunicaciones y trabajos auxiliares— en Chihuahua (33.3%) y Puebla (124.5%); de transporte y urbanización en Tamaulipas (43.6%) y Puebla (26.5%); de otras construcciones en Veracruz (51.1%) y Campeche (46.8%); de agua, riego y saneamiento —sistemas de agua potable y drenaje, presas y obras de riego y trabajos auxiliares— en Chihuahua (87.6 por ciento).

Así como de petróleo y petroquímica —refinerías y plantas petroleras, oleoductos y gaseoductos y trabajos auxiliares— en Tamaulipas (25.9%), Campeche (49.6%) y Veracruz (111.7%); las tres entidades son petroleras, aunque en Campeche pesa más este sector (74.5% de su PIB).

Tercer escalón

Las entidades que completaron el grupo de 11 con incrementos en el valor de producción de la rama constructora en el 2019 fueron Nuevo León (6.0%), Durango (1.0%) y Guanajuato (0.6 por ciento).

Destacan que de los cinco estados con mayor monto en el país, solamente Nuevo León (32,751 millones de pesos) y Guanajuato (20,845 millones) crecieron; es importante mencionar que el territorio de la frontera norte se ubicó en primera posición nacional, después de tres años (lapso en que el líder fue el Estado de México).

De las tres entidades mencionadas, Guanajuato fue la única con un alza en la producción de la obra pública (1.8%), aunque también la única con descenso en la privada (-0.2%), sector contratante donde sobresale Nuevo León, con una variación anual de 21.4 por ciento.

[email protected]