Monterrey, NL. El Clúster Automotriz de Nuevo León presentó su Planeación Estratégica 2019-2025, con el objetivo de enfrentar los cambios en la industria automotriz como la transición hacia vehículos eléctricos, la adaptación a la Industria 4.0 y un nuevo gobierno con un paradigma diferente. 

Así lo comentó, César Alejandro Jiménez Flores, presidente Ejecutivo de Ternium México, quien tomó protesta como presidente del Clúster Automotriz de Nuevo León (CLAUT).

“Hoy estamos en un punto de inflexión muy importante para el Clúster, nos tocará avanzar en conjunto con todo el equipo del CLAUT en la implementación de esta visión 2019-2025, con el objetivo de reforzar las cosas que estamos haciendo bien y de modificar algunas que no han tenido el éxito que hubiéramos querido”, explicó.

Consideró que esta iniciativa impulsará a toda la cadena de la industria automotriz, desde la armadora hasta los proveedores de primer y segundo nivel (Tier 1 y Tier 2), así como a las empresas de soporte, de logística, de tecnología y consultoría.

De ahí que la Planeación Estratégica, incluye entre sus líneas de acción: impulsar la integración comercial entre las Tier 1 y Tier 2, dentro y fuera de Nuevo León, fortalecer la relación de los comités con la academia y el gobierno para desarrollar capacidades requeridas y futuras.

Así como, entender el impacto de las tendencias automotrices; integrar startups para ofrecer soluciones integrales y promover políticas públicas críticas para el desarrollo automotriz, entre otras.

Incertidumbre

En contexto, el dirigente dijo que la industria automotriz es de los principales sectores de manufactura en México que genera cerca de 90,000 empleos anuales, es la principal exportadora de Nuevo León y una gran desarrolladora de tecnología.

“Sabemos que nuestro entorno está en constante cambio, y asumimos los retos que esto trae consigo para el sector automotriz (…), hay varios desafíos que provocan situación incertidumbre que estamos viviendo”, anotó el dirigente.

Uno de estos factores de incertidumbre es la tendencia hacia la fabricación de vehículos eléctricos, autónomos, compartidos y conectados, dijo.

Por otra parte, el mundo se encuentra en un proceso de automatización con la Industria 4.0 y para seguir siendo competitivos es muy importante tener una estrategia que anticipe este cambio, subrayó.

Otro de los retos es que con el nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, hay un marco jurídico que no se conoce, pues se está trabajando en temas como los porcentajes de integración, cómo se van a calcular y cómo se va a calcular el contenido nacional.

“Todo esto nos da la oportunidad de ser una zona de alta competitividad en la fabricación de autos, México, Estados Unidos y Canadá, “nos hemos convertido en un hub de fabricación muy eficiente y competitivo que puede competir con cualquier región del mundo”, estimó.

También hay un nuevo gobierno que trae un paradigma diferente, esto va a traer una serie de cambios que aún no están muy claros, como cuál va a ser la política industrial.

“Nuestro interés es continuar trabajando de la mano con el gobierno federal y estatal para mantener el apoyo a toda la cadena integrada de la industria automotriz”, aseguró.