Cancún, QR. La cadena Palace ingresó a evaluación de impacto ambiental el proyecto Hotel Palace Costa Mujeres, un inmueble de 670 habitaciones para la zona continental de Isla Mujeres con una inversión de 1,385 millones de pesos, según se lee en la Manifestación de Impacto Ambiental.

El Hotel Palace Costa Mujeres Lote H-R-11, además de sus 670 cuartos distribuidos en un edificio principal, tendrá diversas áreas de servicios para clientes, como restaurantes, bares, zonas comunes para los huéspedes, áreas de descanso y de diversión para la estancia del turista en el hotel.

El predio cuenta con una superficie total de lote de 14.8 hectáreas, de las cuales 9.2 serán de superficie para ocupación.

La urbanización en el sitio del proyecto se proporcionará de acuerdo con el Plan Maestro denominado Desarrollo Turístico Costa Mujeres. Dicho plan cuenta con la autorización en materia de impacto ambiental mediante el oficio número SGPA/DGIRA/DG/3886/11 de fecha 21 de junio del 2011, para llevar a cabo la construcción de la infraestructura necesaria para la prestación de los servicios básicos del complejo turístico, tal como la construcción y operación de una red de alcantarillado sanitario; así como el drenaje pluvial; una planta de tratamiento de aguas residuales; la red de distribución eléctrica, y la red de telefonía y alumbrado público , de acuerdo con el documento.

Costa Mujeres es el nombre del complejo dentro del cual se construirá el nuevo hotel de la cadena Palace. En total, todo el desarrollo tiene una densidad aprobada desde el 2011 de 6,900 habitaciones, distribuidas en 14 proyectos hoteleros sobre una superficie de 151.52 hectáreas.

Otro Cancún

La zona continental de Isla Mujeres es el siguiente polo de desarrollo hotelero del estado de Quintana Roo, equiparable al número de habitaciones que hoy tiene Cancún. Está compuesto por cuatro complejos turístico-residenciales: Playa Mujeres, Paraíso Mujeres, Costa Mujeres y Sotolindo.

En su conjunto suman 27,000 habitaciones para los próximos 15 años.

jvazquez@eleconomista.com.mx