Cancún, QR. Entre 2010 y 2011, la empresa Bi&Di que hoy está siendo señala como probable responsable de daño ambiental por obras no autorizadas en Malecón Tajamar, demandó a Fonatur por presunto fraude tras comprarle terrenos en Playa Delfines, mejor conocida como El Mirador en Cancún.

La compañía se enteró, después de la compra, que los terrenos carecían de los usos de suelo compatibles con un proyecto de dos torres que en ese tiempo Bi&Di pretendía construir en la zona hotelera.

La empresa italiana compró cinco lotes en El Mirador con la intención de edificar estas dos torres de 20 pisos para uso residencial. Dos de esos lotes fueron ofrecidos por Fonatur con un uso de suelo turístico-hotelero que en realidad nunca tuvieron asignado, lo cual hacía incompatibles esos predios con el proyecto de la firma italiana.

La venta de los predios en 2005, sucedió bajo la gestión de John McCarthy al frente de Fonatur, en el sexenio de Vicente Fox Quezada.

Desde que se conoció la intención de construir sobre la duna costera en la llamada última ventana al mar de Cancún se generó en 2007 un movimiento ciudadano de repudio que obligó a suspender la intención de otorgarle los cambios de uso de suelo que necesitaban para arrancar la obra.

El proyecto implicaba reducir de 1 kilómetro a solo 40 metros playa Delfines, también conocida como El Mirador. Además de los usos de suelo se necesitaba el visto bueno del Instituto Nacional de Antropología e Historia, pues el predio colinda con las ruinas de El Rey.

El cambio fue rechazado

Intento tras intento de las administraciones municipales por cambiar los usos de suelo, el problema se mantuvo en stand by hasta finales de 2010 en que durante la recta final del alcalde suplente Jaime Hernández se sometió a consulta pública un paquete de ocho proyectos de cambios de uso de suelo incluído el de Bi&Di. Sin embargo, dicha consulta arrojó un repudio generalizado al proyecto, cancelando toda posibilidad del cambio de uso de suelo. Fue entonces que inició un pleito legal por fraude contra Fonatur.

Les dan terreno en Tajamar

Debido a ese escándalo, en 2013 Fonatur tuvo que otorgarles en permuta 10 terrenos en Malecón Tajamar, donde en julio de 2015 pretendieron iniciar la construcción de un centro comercial con oficinas y estacionamiento.

Las obras que pretendió iniciar Bi&Di fueron el origen del movimiento ciudadano en defensa del manglar, pues se difundió ampliamente en redes sociales el desmonte de vegetación que fue suspendido temporalmente por Profepa a la semana de iniciados los trabajos.

[email protected]