Tijuana, BC. Empresas de Israel muestran su interés en Baja California para invertir parte de su capital en la entidad, sobre todo en el sector agropecuario y la producción de agua, dado que al menos cuatro de sus cinco municipios mantienen una alerta por sequía.

Representantes de las compañías de dicho territorio, de la región de California —Estados Unidos — y de Baja California, se reunieron para exponer proyectos creados, con la intención de convertirlos en negocios para inyectar recursos, de y para las áreas de los tres países.

En el caso de la relación de Israel con el estado fronterizo, datos de la Secretaría de Economía indican que del 2013 al 2017 el país extranjero invirtió 21 millones de dólares, aunque el repunte se registró hace dos años, ya que en el 2015 apenas había aportado 517,757 dólares, mientras que para el 2016 la cifra fue de 19.2 millones de dólares.

La presencia de Israel en Baja California se reforzó el año antepasado y cayó en el 2017, con un millón de dólares, sin embargo, este 2018 la intención es recrear los lazos comerciales para hacer mancuerna en nuevos proyectos.

Por ello, la semana pasada el encuentro entre empresarios de los tres países —Baja California, México; Israel y California, Estados Unidos— fue en la cuarta edición del evento Cali-Israel-Mexico Innovation Expo, un espacio en el que tuvieron la oportunidad de conocer las facilidades de la zona fronteriza para el desarrollo industrial.

Ecosistema

El presidente de Desarrollo Económico e Industrial de Tijuana, David Mayagoitia Stone, explicó que fue a través del Consulado de México en San Diego como los israelís buscaron mostrar sus proyectos al empresariado local en las instalaciones del Bit Center, que agrupa a firmas innovadoras de Tijuana.

Además, destacó que para el sector privado de ambos lados de la frontera resulta elemental que la región se asegure de mantener eventos de esa naturaleza, por lo que es necesario que se desarrollen suficientes redes de negocio que puedan mejorar el ecosistema de innovación tecnológica de la ciudad.

“No sólo se beneficia la industria tijuanense, sino la gente joven del ecosistema de innovación, los ingenieros que quieren poner sus empresas, ellos se ven favorecidos con estas oportunidades”, expresó.

Mayagoitia Stone consideró necesario que haya inversión local en los proyectos de Israel, ya que algunos son de suficiente interés como para aportar considerablemente a la industria que se desarrolla en la región.

Otra de las ventajas, acentuó, radica en el conocimiento que la región Cali-Baja puede ofrecer a los emprendedores israelís y viceversa, para materializar importantes ideas que hagan avanzar a la innovación tecnológica.

Catálogo

Actualmente, la Secretaría de Desarrollo Económico del estado mantiene un catálogo de 14 compañías de Israel concentradas principalmente en Tijuana y el resto en Ensenada, dedicadas al negocio de publicidad, fabricación de cables, servicios de investigación y protección y custodia, pero particularmente relacionados con el sector agricultor y de la producción de agua.

Danlite, Aliso Farms, 24/7 Grupo de Seguridad Privada, Jatt Produce, Constructora Keton y Desaladora Kenton son algunas de las firmas israelíes que ya cuentan con presencia en el estado bajacaliforniano.

edificación de planta desaladora

Interés en producir agua en BC

Tijuana, BC. Uno de los sectores que mayor interés genera para Israel en Baja California es la producción de agua. Durante el 2016, comenzaron con una de las obras más grandes dentro del rubro, que se estima concluir este 2018, con la construcción de una planta desaladora en el Valle de San Quintín, al sur de Ensenada.

Se trata de la empresa Keton, que de acuerdo con la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto, trabajará junto con un consorcio integrado por dos empresas mexicanas: Libra Ingenieros Civiles y R.J. Ingeniería, así como la compañía israelita RWL Water.

La intención es que dicha planta, la cual requiere una inversión de 560 millones de pesos, tendrá una capacidad de producción de 250 litros por segundo y abastecerá de agua a las delegaciones municipales de San Quintín, Camalú y Vicente Guerrero, para beneficiar a una población aproximada de 103,000 habitantes.

La Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano del Estado informó que funcionará mediante un esquema de pozos playeros en donde el exceso de sal será arrojado al mar, además de que servirá para potabilizar y conducir el agua generada bajo este proceso.

Se trata de una obra que arrancó en el 2016 y con un contrato por 30 años, bajo el esquema de Asociación Público-Privada con recursos provenientes de la empresa y con una aportación del estado.

[email protected]