Cancún, QR. El gobierno municipal de Cozumel lanzó un llamado al gobierno federal para que autorice la ampliación del muelle SSA México para adecuarlo a las exigencias de la nueva generación de crucero Odyssey, de mayores dimensiones.

Pedro Joaquín Delbouis, alcalde de la isla, informó que necesitan del apoyo tanto de las autoridades portuarias como de las secretarías de Marina y de Comunicaciones y Transportes para que se autorice esta ampliación que permitiría no sólo el atraque de los nuevos barcos con mayor ancho de eslora, sino que agilizaría la recuperación de la economía de la isla.

Recordó que luego del huracán Wilma, pasaron cuatro años para que ese muelle se remozara y ampliara para permitir la llegada de los entonces nuevos zarcos tipo Oasis, en ese entonces los más grandes y moderno del mundo, pero que nuevamente se necesita nueva inversión en infraestructura para dar paso a la nueva generación de cruceros.

“Éste fue uno de los primeros muelles que recibieron a la generación Oasis, hoy la más grande del mundo, y sabemos que ya viene la nueva generación de cruceros con mayores dimensiones y estamos seguros que Cozumel puede ser uno de los primeros muelles en poder albergar esos nuevos cruceros”, añadió.

La inversión de entonces alcanzó los 2.5 millones de dólares, según la Manifestación de Impacto Ambiental consultada, la cual consistió en aumentar en 5 metros de ancho una porción del muelle, así como una de las plataformas de amarre.

El alcalde aseguró que en la actualidad SSA México ya inició los trámites necesarios ante las instancias federales, pero insistió en que se requiere de su apoyo para agilizar la autorización de los permisos y poder iniciar las obras cuanto antes. 

Cabe recordar que la naviera Royal Caribbean anunció oficialmente el pasado 31 de marzo que el Odyssey of the Seas de Royal Caribbean International había completado su construcción. “La tan esperada maravilla se ha convertido oficialmente en el barco número 25 de la galardonada flota de la compañía de cruceros”.

El barco tiene un peso de 169,000 toneladas brutas, 347 metros de eslora y 41 metros de manga, lo que lo convierte en el barco más nuevo y más grande que tiene como puerto base Israel y el primero de su clase en Florida.

Después de su temporada inaugural, zarpando desde Israel y tocando puerto en Rodas, Santorini, Mykonos y Atenas en Grecia y Limassol en Chipre, el Odyssey realizará una travesía transatlántica y debutará en América del Norte en noviembre de este año, donde ofrecerá itinerarios por el Caribe de seis y ocho noches desde Fort Lauderdale, con escala en Aruba, Curacao y Perfect Day at CocoCay, la isla privada de Royal Caribbean en Las Bahamas, según la naviera.

Más infraestructura portuaria

En paralelo a la petición de ampliar el muelle de cruceros, está en evaluación ambiental un cuarto muelle de cruceros para la Cozumel a cargo de la firma Muelles del Caribe.

Este muelle se encuentra dentro de los 39 proyectos que conforman el Acuerdo para la Reactivación Económica que firmó el presidente Andrés Manuel López Obrador con la IP a principios de octubre del año pasado.

Durante la conferencia matutina se anunció que este proyecto implicará una inversión de 511 millones de pesos, pues además del muelle, se considera un edificio que funcione como terminal de cruceros a fin de recibir a las personas que aborden o desembarquen de los barcos. La conexión entre el muelle y la terminal será mediante un puente peatonal que cruzará la Av. Rafael E. Melgar. 

estados@eleconomista.mx